Este mes se sabrá el reglamento técnico que utilizará el WRC a partir de 2017

 |  @fernischumi  | 

Los equipos, la FIA, los promotores del campeonato y los fabricantes de neumáticos hace tiempo que llevan perfilando el reglamento que utilizará el Mundial de Rallyes a partir de la temporada 2017. Por el momento sólo sabemos que será una evolución del actual, con coches del segmento B, mayor potencia, menor peso mínimo y se permitirá un mayor desarrollo aerodinámico. ¿Los detalles? Se conocerán a final de este mismo mes.

Y es que la pequeña revolución que planteó Jarmo Mahonen pasando a coches más grandes, de una o dos categorías mayor, quedaba totalmente enterrada tras las quejas de los fabricantes. Uno de ellos fue Citroën, el cual ahora tiene su futuro en el aire tras anunciar recientemente que en 2017 abandonará uno de los dos campeonatos mundiales en los que actualmente participa, WRC o WTCC. Las cábalas apuntan a que permanecería en los rallyes, tal vez con el C3, mientras que Sébastien Loeb Racing podría tomar el control de los C-Elysée TC1 para hacerlos correr como un equipo privado, algo que significaría que la firma de los dos chevrones ya ha sacado todo el jugo que quería de los Turismos.

Además de los galos, también hay mucha incertidumbre con el futuro de M-Sport. Con Ford preparando su regreso a Le Mans con un GTLM, no parece que la firma del ovalo esté muy predispuesta a devolverle al equipo de Malcolm Wilson su status de equipo oficial. Aunque está claro que si se ha utilizado tanto dinero para reformar la planta, las instalaciones de Cumbria y actualizar la pista de pruebas, e incluso está tanteando a pilotos de cabeza, es porque quieren seguir ligados a los rallyes.

Volkswagen siempre ha tenido la idea de permanecer en el WRC por lo menos hasta 2019, sin embargo, también han dejado bien claro que se evaluará la continuad temporada por temporada y que tan sólo está asegurada su permanencia en la categoría hasta 2017. Mucho más claro, pero no más sencillo, es el futuro de Hyundai. El equipo de Nandan está desarrollando un nuevo World Rally Car (en noviembre los papeles se presentan a la FIA y en enero tiene que homologarse) para la próxima temporada sobre la base del modelo cinco puertas. Un coche que sólo va a durar un año, ya que los coreanos deberán adaptarse para cumplir con la nueva normativa de 2017 y no volver a quedarse en fuera de juego. De forma paralela también planean desarrollar un R5 para equipos privados, coche al que se puede unir una versión R2 o R3 próximamente.

Tal vez para entonces el equipo ya pueda disponer de la versión Coupé del i20 para hacer un WRC. Por último, Toyota llegará con el Yaris ya fabricado sobre las bases del nuevo reglamento. Los japoneses participan en las discusiones desde hace meses y a pesar de recibir el no de la FIA en algunas propuestas, están de acuerdo con mantener el reglamento actual con ligeras modificaciones. En unas semanas saldremos de dudas.

Lee a continuación: El nuevo Hyundai i20 WRC promete dar mucha guerra