Pero qué [Ç!@#$%&] hacen con la Fórmula 1

 |  @X3Humberto  | 

El pasado fin de semana se disputaron las 24 Horas de Le Mans y el Gran Premio de Europa, un choque en el calendario de la competición que dejó muy mal parada a la FIA como ente regulador del deporte motor, porque la comparación entre ambos eventos sería evidente y en el contraste, la Fórmula 1 resultó perjudicada. Ni la carrera generó mayor emoción, ni el circuito de Bakú representó un gran desafío para los pilotos. Que uno de los aspectos más sobresalientes hayan sido las transmisiones de radio, con Lewis Hamilton padeciendo problemas electrónicos o Kimi Räikkönen expresando palabrotas, deja al descubierto, otra vez, que la FOM y la FIA tienen un criterio desequilibrado y morboso, tanto para aplicar sanciones como para publicar mensajes.

La estrategia mediática de editar los mensajes ha llegado hasta el nivel de censurar, con un pitido, las voces de los pilotos, cuando utilizan un lenguaje soez. ¿Entonces para qué publicarlos? ¿Acaso agrega algo al suceso deportivo? Parece que resulta necesario, en aras de generar audiencias, agraviar a los verdaderos protagonistas del espectáculo para presentarlos ante el público desde una faceta controvertible. Ayer fue Lewis Hamilton el objetivo para ser desprestigiado, acusarlo de no leerse el manual del volante de su coche, y poner en duda su capacidad para gestionar por sí mismo un problema electrónico. Por supuesto que la prensa más oscura ha sacado punta de tan situación particular, generada con todo propósito por la FOM, para prefabricar juicios que más allá de fomentar afición por la Fórmula 1 crea rechazo porque el deporte como tal no debería ser manipulado como un reality show. El público merece respeto y los encargados de las transmisiones no parecen entenderlo.

Si para un ser común y corriente, conducir y al mismo tiempo manipular un móvil es harto peligroso, imaginar correr en un circuito como el de Bakú e ir pulsando interruptores, según Hamilton cada botón que regula el motor tiene 16 funciones distintas, y no estrellarse, debería ser una hazaña. Pero no, era preferible presentar al actual campeón como un idiota, alguien incapaz de conocer las funciones que puede realizar desde su volante, porque eso, al parecer y según criterio de los que hacen las reglas, resulta emocionante para la carrera.

En Bakú fue Hamilton, en Canadá fue Fernando Alonso, cuando los responsables de la transmisión editaron y transmitieron un fragmento de una conversación con su box, para que los telespectadores pensaran que el piloto quería retirarse. En Rusia, el blanco fue Sebastian Vettel, cuyas palabras fueron editadas, tras quedar fuera de carrera, y más fueron los pitidos que salieron al aire que el propio mensaje en sí. En Mónaco, Kevin Magnussen y Romain Grosjean fueron los elegidos, también con más pitido censurador que palabras. Es obvio que se realiza una selección previa y se edita, para ofrecer al público el triste espectáculo de los pilotos expresando su rabia y su frustración.

No recuerdo algún otro deporte de élite cuyos promotores se esfuercen en fomentar situaciones para que el público cuestione lo que observa. En la mayoría de los casos, se protege la integridad de los involucrados porque ello garantiza el relevo generacional. Los actuales pilotos se fijaron como meta alcanzar la Fórmula 1 porque crecieron admirando las hazañas de Alain Prost, Ayrton Senna o Michael Schumacher, quienes fueron dignos herederos de los grandes campeones que les precedieron y lograron consolidar la categoría en la cima del automovilismo.

Cómo explicar ahora que las mismas autoridades que presentan, o son cómplice de ello, a los pilotos como groseros y maleducados, son los mismos que sugieren que el tabaco es malo pero el licor es bueno para patrocinar al deporte. También es criticable, desde mi punto de vista, que prosiga la costumbre de aplicar sanciones, sean justas o injustas, por cualquier cosa ya que tales castigos afectan la dinámica de las carreras, misma que ya viene condicionada por los neumáticos y el consumo de combustible. Los comisarios de la FIA, en reiterados casos, se han transformado en esos árbitros que quieren el protagonismo, más que los mismos jugadores, y arruinan el partido.

Ciertamente, hay carreras donde la emoción no se advierte por ninguna parte, las vueltas se hacen interminables y las expectativas se convierten en aburrimiento, pero de igual forma pilotos y escuderías muestran su lado más profesional sobre la pista. No obstante, resulta que tantas cámaras, pantallas, sistemas de telemetría y telecomunicaciones, GPS, satélites, helicópteros y demás aparatos que traslada la FOM hasta los circuitos; se enfocan en buscar cualquier detalle para crear polémicas o castigar, en lugar de exhibir detalles técnicos o conceder minutos en pantalla a escuderías que apenas se observan en la formación de salida.

Pareciera que tanto la FIA como la FOM están empeñados en sumergir a la Fórmula 1 en un lodazal mediático donde las bajezas sean más importantes que las virtudes. No es casual que los pilotos sean presentados como caprichosos, llorones y quejumbrosos, materia prima para crear productos donde se les cuestione y además se les exponga al insulto y al menosprecio público. ¿En otra categoría se hace lo mismo? ¿Creen los “estrategas” de la FOM que de esa forma se construye un sólido relevo generacional? Porque al parecer, desconocen que en muchos países dejaron de transmitir la Fórmula 1 en señal abierta, situación que repercutirá de forma negativa en los próximos años porque más allá de los pilotos, también los ingenieros, diseñadores, directores, mecánicos, técnicos, publicistas, periodistas, gerentes y fanáticos; cumplen un ciclo y necesitan relevo. La cuestión acá es que la Fórmula 1 es clandestina en muchos lugares, por razones económicas, y en dónde se puede ver, las autoridades y organizadores se están encargando de sabotear la esencia de la competición.

Lee a continuación: Rhys Millen y eO PP100: el vigente campeón quiere bajar de los 9 minutos

Sebastian Vettel es un piloto de Fórmula 1 que se sitúa entre los más exitosos de la historia de la competición como uno de los cinco pilotos en tener cuatro o más títulos de campeón del mundo junto a Michael Schumacher, Juan Manuel ...

  • M.A.(x5)

    Totalmente de acuerdo Humberto.
    Has estado magistral.
    Solo dire que lo que [Ç!@#$%&] estan haciendo con la F1 es lo mismo que estan haciendo desde hace años.
    Es la misma politica que frustró el Mundial de Turismos en los años 80, que se cargó el WEC e intento cargarse Le Mans a principios de los 90, que ha intentado por todos los medios cargarse los GT’s y el DTM (a veces con el contraproducente medio de “hacerlos” mundiales)
    No es el “acabose”, es el “continuose” del “empezose” (Mafalda Dixit)
    Y el artífice de esto tiene nombre y apellidos. Y todos los sabemos.

    • Dinotuchi

      Más que de acuerdo con ambos…, sólo continúan y profundizan lo que empezaron hace unos años, no vaya a ser cosa que la tarea les quede inconclusa.
      Estos tipos, cuando se despierten, se van a a encontrar sin trabajo y sin lugar adonde buscar uno. Es de locos.

      Y es de locos porque siguen aplicando las mismas recetas esperando resultados distintos, así de fácil y así de duro.

      Impresionan las fotografías. Un centro que no le envidia nada al de la NASA, para veinte autos que apenas se pasan y que los llevan a circuitos en los que cada vez se ven menos espectadores.

      Me empiezo a preguntar si vale la pena seguir levantando temprano los domingos.

      • M.A.(x5)

        Ay! Dino. Che. Te preguntás lo que todos…..
        Aparte de que nos cuestionemos si el espectáculo vale la pena (valga decir que yo este año pude ir al GP de España, con invitacion (para grada) y rehuse amablemente….
        Aunque la entrada me salia gratis, el viaje, hotel y demás tambien cuenta. Y unos 800 km entre ida y vuelta, tambien…
        Para estar 2 dias sentado en una grada con (relativamente) poco que ver. Poca “sustancia”, que decimos aquí
        He hecho los mismos Km y gastado lo mismo para ver un evento de historicos en Montmelo. Pero es que eso lo disfruto. Te dejan entrar hasta en boxes. Pude tocar un Lotus 72, casi le ayude al mecanico a quitarle el morro….
        No se. Yo al menos busco eso. Experiencias.
        Otra cosa es la complejidad absurda de los coches actuales (en menor medida tambien en los LMP1) que necesitan de 40 personas en la sala de control atentos a su terminal donde se controlan los parametros…. si no el coche no puede rodar….
        No se. Tampoco me gusta.

        • Dinotuchi

          Wowwwwww…, tocar un Lotus 72.
          Yo por una experiencia de esas…, hasta me confesaría.

          Ahora hablando muy en serio, y sabiendo que no se puede “desaprender”, como que ya va siendo el tiempo de eliminar tecnología.
          Sentarse con los muchachos de las fábricas, decirles
          “Sabemos que han invertido mucho y se lo agradecemos, pero por este camino vamos muy mal, de manera que…, este sensor te lo llevas, no queremos esta antena, el auto va a rodar mejor si le quitamos esta radio; no sabemos para que necesitamos saber la presión y temperatura de los neumáticos en tiempo real, para arrancar el auto no queremos más ocho computadoras” Y cositas así.

          Y los tropocientos kilos que se van a ahorrar, esos si que los pongan en sistemas de seguridad.
          Y después, que tomen esos veintidós jóvenes y que les digan
          “Vamos niños, sin imitar a Pastor, a correr; nada de hacer volcar a alguien o enviarlo al hospital, pero un poco de humo y plástico roto no va a quebrar el bueno de Frank, mucho menos a Ferrari; y que gane el que levanta menos”

          Que se yo…, locuras que se le ocurren a uno a la hora del almuerzo.

          • M.A.(x5)

            Benditas locuras, Dino.
            Dime, ¿que almorzás??
            Jajajaja.
            Salu2

    • pedro_cam23

      Completamente de acuerdo tanto contigo como con Humberto.

      Escuchar ese tipo de mensajes por radio de vez en cuando puede ser gracioso, pero, como se suele decir, “lo poco gusta y lo mucho cansa”. Lo que pasa es que necesitan tapar el mojón de F1 que tenemos hoy en día creando todo tipo de polémicas y cuántas más mejor.

      Y relacionado con lo que dice @M.A., no descarto que quien todos sabemos vuelva a cargarse el WEC. Cada vez hay más pilotos de F1 interesados en Le Mans y no dudo que harán todo lo posible por volver a hacer coincidir Le Mans con la F1.

  • Mati03x .

    Primero estoy totalmente de acuerdo con lo que expones , y agrego.

    Si hay algo que me gusta del futbol ( sobre todo cuando juega la seleccion ) o el Tenis cuando juega algun jugador de mi nacionalidad , es esa emocion ! ese consquilleo en el estomago , ese “SENTIMIENTO” que te transmite lo que estas viendo. Y el fin de semana pasado eso me lo transmitio solo una de las carreras , al quedar anonadado con lo que estaba sucediendo , etupefacto , imposible decia en mi mente !!! Casi sufriendo igual que los japoneses, y sobre todo “orgullo” al ver al piloto discapacitado bajarse de ese prototipo . Mientras que la otra carrera no me transmitia nada, y encima uno que es de mirar “accion en pista” ( y no las radios) ve que el puntero esta a las pocas vueltas de haber comenzado a 20 segundos de su inmediato perseguidor y que maneja la carrera a gusto, es facil saber que este no es el camino .

    Le Mans tiene años que la carrera es aburridisima , pero siempre es un espectaculo y una intriga quien va a ganar , y es solo una ves al año , no hay 21 carreras de Le Mans . Asi que no compliquen las cosas y corran esta porqueria de “Baku” a otra fecha .

  • RenzoAC

    La verdad esto viene desde hace años, aunque escuchar el pitido de Kimi fue como una llamada a la reacción ¿A qué nos estamos reduciendo?. Si más no recuerdo Prost dijo hace algún tiempo que el espectáculo de la F1 se había degradado a pilotos llorones, quejas y sanciones por todos lados, lo que tenemos ahora es una continuación de ello.

    Y no creo que silenciar todo sea tampoco una solución, pero al menos que los encargados tengan cierto criterio con lo que pasan ¿no?. Siempre tengo de ejemplo a McLaren en la época Button Hamilton cuando empezaron a publicar mensajes de radio traducidos en su página oficial. Era interesante de ver, y no porque publicaran los trapos sucios, sino porque muchos de esos mensajes tenían que ver con la carrera, el ritmo, el estado de los neumáticos, las paradas, etc, es decir, información que te servia de complemento para conocer a los pilotos, qué hacían, cuál era el plan de carrera, identificarte algo con ellos vaya.

    Comparto el deseo de que esto cambie. Y si quieren darle márketing a los pilotos (nada de malo en ello), que lo hagan partiendo de lo positivo: cuéntenme cómo Vettel intenta ganar en Ferrari, cuéntenme cómo Hamilton intenta recuperar el primer lugar y cómo Rosberg piensa mantenerlo, cuénteme cómo Perez, Verstappen, Ricciardo, etc hacen carrerones, cuéntenme todo eso antes de cómo los pilotos se quejan de su coche o cosas peores.

  • Basauri

    Gran artículo. Pensaba que era Movistar la que seleccionaba los mensajes por radio y emitía sólo los más polémicos. Si es la FIA, peor aun…

  • ThehelL

    da asco la formula 1 hace años que no la miro no tiene nada bueno

  • Pingback: Los mensajes de la infamia y los devotos de la manipulación()