Vanthoor vence la carrera de clasificación tras el descalabro de Mortara

 | 

Las carreras en Macao tienen como característica el ser cortas, con un exceso de coche de seguridad en pista, y que siempre dejan con ganas de más. Y como bonus, en ocasiones ocurren cosas que se salen, de largo, del guion establecido. Y así ha sido la carrera de clasificación del FIA GT World Cup, carrera a 12 vueltas destinada a definir la parrilla de salida de la carrera que otorgará la gloria.

La carrera comenzó finalmente con 22 vehículos en parrilla después de que dirección de carrera decidiera repescar a los cuatro vehículos que durante clasificación no pudieron realizar una vuelta dentro del 107%, situación preocupante ya que hablamos de una copa del mundo y que bien merecería un artículo aparte. Finalmente solo Richard Lyons, accidentado en clasificación, no tomaría parte en carrera. Y comenzó con un golpe de efecto en Mandarin, el primer punto conflictivo del circuito. Allí, el máximo favorito, “Mr Macao” Edoardo Mortara, perdía el control de su Audi R8 hasta contactar ligeramente con el muro sin quedar del todo claro si fue un error de pilotaje, o tuvo un contacto con Earl Bamber. Tampoco queda del todo claro si Nico Muller, quien contacta con las protecciones de Lisboa, lo hace en solitario o empujado por Renger Van der Zande.

A pesar de los incidentes señalados, todo aparentaba una primera vuelta limpia hasta que Nico Muller llegó a Fisherman’s, la primera de las rapidísimas curvas del tercer sector. Allí el suizo tuvo un fortísimo golpe con las protecciones tras perder la parte trasera del vehículo. Posiblemente Nico sufrió daños en el alerón trasero frutos del contacto en Lisboa que provocaron el accidente, accidente que requirió la primera de las dos presencias que tuvo el coche de seguridad. Con la carrera estabilizada, Laurens Vanthoor lideraba la comitiva por delante de los Porsche 911 de Earl Bamber y Kevin Estre, seguido de los Mercedes de Maro Engel y Renger Van der Zande. El Bentley de Fong y el BMW de Catsburg intentaban seguir el ritmo. Mortara consiguió llegar a boxes, donde su equipo, no sin problemas, consiguió cambiarle el alerón trasero para que pudiera completar el resto de la carrera.

Como suele ser habitual cuando un accidente ocurre en ciertos puntos, la presencia del coche de seguridad se dilató en exceso, hasta la vuelta cinco, momento en el que con bandera verde, dos vehículos del pelotón de cola, Philip Ma y John Shen, sufrieron un nuevo golpe en el tercer sector que provocó que dirección de carrera volviera a sacar el coche de seguridad. Sin nada que perder y gracias a no haber perdido vuelta, Mortara entró a boxes a realizar un cambio de gomas para facilitar una posible remontada.

El coche de seguridad se retiró finalmente en la vuelta nueve para dejar al fin cuatro vueltas limpias de carrera. Vueltas significativas, donde se vio que a pesar de rodar en primera posición y no poder beneficiarse de los rebufos, Vanthoor conseguía no solo mantener la primera posición, sino marcar los mejores tiempos tanto en el tercer como en el primer sector. Ambos Porsche, con Bamber a la cabeza, no tenían problema para seguir el ritmo de Laurens, pero con todo por decidir en la carrera principal, fueron muy conservadores, por lo que la carrera finalizó con victoria de Laurens Vanthoor seguido de Earl Bamber y Kevin Estre. Quizás influido por este hecho o quizás porque no había más, Maro Engel no conseguía seguir el ritmo, finalizando cuarto a casi siete segundos del ganador. Más retrasado, el Mercedes de Renger Van der Zande, y tal y como aparentaba en clasificación, tanto el Bentley de Adderly Fong, sexto a 15’’ y el BMW de Nick Catsburg a 17’’, juegan en otra liga.

Por la parte trasera, Mirko Bortolotti se permitió el lujo de ganar algunas posiciones a bordo del Lamborghini, sin embargo, no parece que por ritmo puro de carrera pueda estar mucho más arriba de la décima posición en la que finalizó, aspirando quizás a finalizar tras Catsburg. Capítulo aparte merece la actuación de Edoardo Mortara. El italiano, con un coche que había tocado muro y unas ruedas nuevas lo dio todo en plena remontada. Y si bien los rivales del fondo de la parrilla dejan mucho que desear, otros como André Couto o Pasin Lathouras saben perfectamente lo que es competir y tampoco pudieron hacer nada para contener los ataques del piloto de Audi. Mortara iba camino de salvar la actuación y salir en la carrera principal aspirando a un podio, sin embargo en los momentos finales realizó una maniobra de adelantamiento sobre Darryl O’Young que acabó con el hongkonés en el muro y que muy posiblemente acarreará una sanción sobre el italiano que logró cruzar línea de meta en decimotercera posición.

Tras lo mostrado en esta carrera de clasificación, fácil es intuir que será un cara a cara entre Vanthoor y Bamber, si bien la investigación abierta sobre el de Porsche y con un Mercedes en segunda línea con el precedente de la edición de 2015, apostar por el ganador es un ejercicio de temeridad. El domingo, a las 5:55 horario peninsular, se decide todo.

Foto|macau.grandprix.gov.mo

Lee a continuación: Nil Solans se deja el liderato en Canencia, Cristian García al frente en Madrid