Una avioneta, un Trophy Truck y una KTM: así intentará Toby Price completar su particular Iron Man del motor

 |  @fernischumi  | 

Durante los últimos años ha quedado claro que uno de los motards que más se están preparando para su salto a las cuatro ruedas junto a Laia Sanz es el propio Toby Price, ganador del Dakar en 2016. El australiano fue el encargado de heredar el bastón de mando de manos de Marc Coma y en la última edición, su ritmo durante la segunda semana de carrera dejó la sensación que de haber durado una jornada más, tal vez estaríamos hablando de la segunda victoria de la bestia australiana en lugar de la constancia e inteligencia de Matthias Walkner.

Como buen ‘canguro’, Price ha crecido viendo competiciones desérticas en su país, en las que al igual que en Estados Unidos y México, los buggies son protagonistas. Es por ello que no resultó nada extraño cuando comenzó a realizar sus primeras apariciones en competición sobre cuatro ruedas. Desde 2014 prácticamente se ha convertido en una constante el ver a Toby en al menos una o dos citas lejos del manillar de su KTM, algo que se ha visto reforzado además por apariciones cada vez más habituales en circuitos, comenzando con los Stadium Super Trucks de Robby Gordon y optando ahora por participar en una de las categorías soporte de los Supercars australianos, los SuperUtes.

Su amistad con Jesse Jones le llevó a disputar junto a él la Baja 1000 de 2016, y más recientemente la Mint 400 y la San Felipe 250. Sin embargo, sigue siendo Australia el lugar en el que a Price le encanta correr. Precisamente la Finke Desert Race se ha convertido durante los últimos años en algo así como su prueba favorita. Tanto es así, que Price incluso se ha atrevido en una ocasión a realizar el doblete en el mismo fin de semana, compitiendo en coches y motos. Fue en 2016 y entonces estuvo muy cerca de conseguir la victoria tanto en dos como en cuatro ruedas, imponiéndose en la categoría de motos y quedando segundo entre los coches, copilotado por Kyle Pfitzner.

En 2017 quiso repetir la experiencia, pero su dura caída en el Dakar (fractura de fémur) hizo que los médicos le recomendaran que no intentara conseguir su sexta victoria en motos. Este año, ya recuperado físicamente y con la moral reforzada después de su espectacular ritmo en el rally-raid más duro del planeta, Toby Price volverá a realizar el doblete este año en la prueba que se desarrolla en Alice Springs, tratando de convertirse en el único competidor en la historia de la carrera que se corona en ambas categorías.

El despliegue para intentar este hito no es nada despreciable. Además de su KTM de enduro, Price estrenará un nuevo Trophy Truck patrocinado por Red Bull y Mitsubishi Motors Australia que ha sido desarrollado por Tekno Performance. Además de sus vehículos de competición, las circunstancias de la carrera le obligarán a utilizar una avioneta ligera, la misma que se encargará de llevarle cada una de las jornadas (más de 200 kilómetros cronometrados cada etapa) desde la meta de los coches hasta la salida de las motos a tiempo para salir en el turno que le corresponde. Obviamente cualquier variable meteorológica o problema logístico puede resultar fatal para el desarrollo de esta espectacular aventura.

Lee a continuación: Toby Price se pasa a los circuitos con Mitsubishi Australia y disputará las SuperUte Series

  • Ferran Pistola

    Crack

  • Txesz

    Acaba el tute en coches y vuelve a meta a darse otro en motos. Vaya fiera...