En cuestión de emisiones Obama aprieta, pero no ahoga

 |  @davidvillarreal  | 

Medio planeta se confabula para acabar con una de las lacras de las sociedades modernas: las emisiones de gases contaminantes. Si bien es cierto que los gases emitidos por nuestros automóviles son sólo una parte de aquellos que pueden revertir en daños para la salud o el gravísimo efecto invernadero – el resto proceden de la industria o incluso de la propia naturaleza – es obvio que tanto gobernantes como fabricantes de automóviles deben ponerse de acuerdo para reducir y limitar estas emisiones perjudiciales.

En el caso de nuestro país la necesidad de reducir el consumo de nuestros vehículos aún es más acuciante, dado que dependemos de combustibles fósiles y energía importados. En Europa ya se han establecido normativas homogéneas anticontaminación para todos los países de la Unión, normativas Euro V y Euro VI, pero ahora es Estados Unidos quien ha llegado a un acuerdo con fabricantes y ecologistas para que la media de consumo de los vehículos comercializados por las marcas que operan en el país se limite a 54.5 mpg (4.3 litros/100 km) de aquí a 2025.

Definitivamente el acuerdo ha sido unánime y tanto fabricantes como el propio gobierno de Obama se han mostrado satisfechos. Y es que en un principio se habló de limitar el consumo medio a 62 mpg (3.8 litros/100 km). En definitiva se trataba de un objetivo mucho más complicado, especialmente para los fabricantes norteamericanos y en un país en el que el diésel sigue sin alcanzar las cotas de popularidad europeas y dónde se sigue llevando la máxima de “coche grande, ande o no ande”.

En resumen. La Administración de Obama aprieta pero no ahoga, y los fabricantes se toman un pequeño respiro dado que tan sólo tendrán que mejorar progresivamente la eficiencia de sus automóviles a un ritmo anual de un 5% de mejora entre 2017 y 2025.

Y ojo, que Volkswagen ya ha saltado a la palestra mostrando su descontento por una ley que no beneficiará para nada la popularización de los diésel y en su consideración es insuficiente. La razón es obvia. Los alemanes buscaban una ley más restrictiva que les permitiese ganar algo de terreno al otro lado del Atlántico y por supuesto meter un diésel en cada hogar americano.

Fuente: Automotive News
Fotografías: Whitehouse.gov
En Diariomotor: Normativas anticontaminación Euro V / Euro VI y el dióxido de carbono | Milán se cierra al tráfico por niveles peligrosos de contaminación

Lee a continuación: Zurich, caos para el conductor y premonición de lo que nos espera en Europa

  • Un paso importante que la casa – USA – más derrochadora del vecindario apriete los tornillos en miras hacia el futuro…Lo que si me pregunto es, con esos rendimientos, comprese una Suburban y guardela bien porque me late que están más cerca de un museo que de un restyling.

  • angel

    las emisiones nos vienen chupando un huevo no es la misma densidad demografica.. asi de simple europa occidental lo hace por que lo necesita,en este lado del charco no lo necesitamos.