VFL Wolfsburgo: el equipo de fútbol de Volkswagen

 |  @davidvillarreal  | 

Hace unos días conocíamos un caso realmente curioso. Nicklas Bendtner, jugador del equipo de fútbol VFL Wolfsburgo, había sido sancionado por publicar en Instagram una foto subiéndose a un Mercedes-Benz. Esa imagen había irritado al equipo, a los aficionados, y a Volkswagen. Esa anécdota es fácilmente comprensible si entendemos los orígenes del equipo al que se enfrentará el Real Madrid en los cuartos de final de la Liga de Campeones. También si entendemos cómo nació este equipo, como nació Volkswagen, y la propia fundación de la ciudad de Wolfsburgo.

Así como Wolfsburgo se fundó como un asentamiento de trabajadores de la fábrica encargada de producir el coche del pueblo alemán, el Volkswagen, su equipo de fútbol surgiría como un equipo de fútbol de trabajadores, que tras la Segunda Guerra Mundial se iría transformando en un equipo profesional.

Wolfsburgo es una de las pocas ciudades alemanas fundadas en pleno siglo XX. Su fundación se remonta al verano de 1938. Wolfsburgo se construyó, literalmente, como la ciudad del Volkswagen, del coche del pueblo alemán. Hasta 1945 se conocería como Stadt des KdF-Wagens bei Fallersleben, la ciudad del coche del KdF, que era parte de la maquinaria propagandística e industrial del régimen nacionalsocialista. Una ciudad que en realidad era un asentamiento obrero instalado junto a lo que por aquel entonces era la localidad de Fallersleben, hoy un distrito de Wolfsburgo, y la factoría que se encargaría de fabricar lo que más tarde conoceríamos como Volkswagen Beetle.

La Segunda Guerra Mundial obligaría a Alemania a detener aquel proyecto, para invertir todos los recursos a su disposición en el suministro de las tropas, empezando por la construcción de vehículos militares y armamento.

El Grupo Volkswagen es propietario del 100% del equipo VFL Wolfsburgo.

Volviendo al tema del equipo de fútbol, el VFL Wolfsburg nacería antes incluso de que finalizase la Segunda Guerra Mundial, un equipo que obviamente no se conocía con ese nombre, sino como el BSG Volkswagenwerk Stadt des KdF-Wagen, un equipo formado por los trabajadores de la fábrica.

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, la ocupación británica aprovechó aquel proyecto del nacionalsocialismo para comenzar a fabricar el coche del pueblo alemán y lo materializó en lo que conocemos como el Volkswagen Beetle, un vehículo imprescindible para entender el desarrollo de la industria automovilística alemana de posguerra, y para contribuir a la reconstrucción de un país devastado. El nombre escogido para la ciudad, con las siglas de la KdF, dejó de tener sentido con la derrota del régimen Nazi, razón por la cual la ciudad recibiría el nombre de Wolfsburgo, bautizado así por un castillo cercano.

Dicho lo cual, Wolfsburgo nacería gracias a Volkswagen, y sus vínculos han resistido hasta nuestros días, como también sucedería con el equipo de los trabajadores, que años más tarde entraría en el fútbol profesional hasta llegar a la primera división de la Bundesliga en los años noventa.

VFl Wolfsburg Fußball GmbH, el equipo profesional de Wolfsburgo, está participado al 100% por el Grupo Volkswagen. Por eso no te extrañará que su estadio, con capacidad para 30.000 espectadores, se llame el Volkswagen Arena. Por eso mismo tampoco te extrañará que al club y a sus aficionados no les gustase nada que Nicklas Bendtner, su jugador, publicase en Instagram una foto subiéndose a su Mercedes Clase S.

Fuente: Volkswagen
En Diariomotor:

Lee a continuación: Vídeo: esto es verdadera pasión por el Volkswagen Golf GTI (y lo demás son tonterías)

  • Jose

    Una “perita” en dulce….jejejej

  • Rest

    Estupendo post, muy bien David.