CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mercedes

6 MIN

¿Sigue Mercedes usando motores Renault en pleno 2021?

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 20 Mar 2021
Mercedes Gla 2020 1219 003
Mercedes Gla 2020 1219 003

Mercedes sigue usando algunos motores de origen Renault en sus coches. Pero no tantos como hace unos pocos años. Respondida la pregunta, es momento de matizarla y contaros por qué lo siguen haciendo, así como los modelos y versiones que siguen usando motorizaciones de origen Renault. Como sabéis, Daimler y la Alianza Renault-Nissan firmaron un ambicioso acuerdo de colaboración en el ya lejano 2010. Este acuerdo de colaboración ha permitido el suministro de motores galos a Mercedes y además, ha permitido el desarrollo conjunto de vehículos como las Renault Kangoo y Mercedes Citan.

Si sigues escandalizado por el hecho de que Mercedes y Renault compartan mecánicas, posiblemente te escandalice que BMW use motores de tres cilindros en algunos de sus coches, y que el futuro de los coches pase necesariamente por la electrificación. En plata: la industria hace lo necesario para garantizar su futuro y su rentabilidad, aunque esas decisiones no sean populares a ojos de algunas personas. La realidad es que los acuerdos de colaboración en los que dos marcas comparten mecánicas llevan funcionando con éxito desde hace décadas.

Los acuerdos de colaboración entre marcas son muy comunes, y muchos implican compartir motorizaciones. No es un drama.

Caterham usa motores Ford Zetec desde hace más de dos décadas. BMW suministra el brillante motor turbo de seis cilindros del Toyota GR Supra. Los Subaru BRZ y Toyota GT 86 tienen un motor de origen Subaru, cuyo sistema de inyección y puesta a punto fue cortesía de Toyota. No es un sacrilegio, si no la búsqueda de sinergias y eficiencia productiva entre fabricantes de coches. Volviendo al caso que nos atañe, veamos, a día de hoy, qué frutos tiene el acuerdo de colaboración entre la Alianza Renault-Nissan y Daimler.

¿Qué motores de origen Renault usa Mercedes actualmente en sus turismos?

Nissan, Renault y Mercedes siguen compartiendo motores. Hasta hace unos pocos meses, el motor de la discordia era el conocido bloque 1.5 dCi de origen Renault. Ese motor diésel, probadísimo y de conocida fiabilidad y bajos consumos podía encontrarse en coches como los Mercedes Clase A o Mercedes Clase B. En estos momentos, ningún turismo Mercedes de carrocería compacta usa ya esos motores diésel: todos ellos usan versiones del motor OM654q de desarrollo propio, con niveles de potencia que oscilan ente los 116 CV y los 190 CV.

Galería de fotos del Mercedes GLB

341
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Mercedes ha dejado de usar los diésel de cuatro cilindros de Renault en turismos. Ahora emplea su propio OM654 en posición transversal.

A día de hoy, el principal motor de origen Nissan-Renault que usa Mercedes es un bloque de gasolina, cuatro cilindros y 1,33 litros de cubicaje. Es un motor que podemos encontrar en coches como los Mercedes Clase A, Mercedes Clase B, Mercedes GLA, Mercedes GLB, Mercedes CLA o Mercedes Clase A Sedán, con potencias de entre 136 CV y 163 CV. Este motor también es el corazón térmico de los híbridos enchufables compactos de Mercedes, con una potencia de 160 CV - y asociado a un motor eléctrico de 102 CV, y una batería de 10,7 kWh de capacidad neta.

Este mismo propulsor turbo de inyección directa, consumos muy contenidos y prestaciones sobresalientes, lo podemos encontrar en coches tan variados como el Nissan Qashqai, el Renault Kadjar o el Dacia Duster, entre otros vehículos de la Alianza Renault-Nissan.

Si tienes un Dacia Lodgy, puedes decir que compartes motor con todo un Mercedes CLA Shooting Brake, por ejemplo.

¿Y qué motores Renault usa Mercedes en sus furgonetas?

En el segmento de los vehículos comerciales, Mercedes también emplea algunos motores Renault. En las Mercedes Citan, que son vehículos mellizos a las Renault Kangoo - de hecho, son fabricadas por Renault junto a las Kangoo - se emplean los mismos motores diésel de 1,5 litros de origen Renault, con potencias de entre 80 CV y 116 CV. En las Mercedes Vito y Vito Tourer, Mercedes también recurre a un motor turbodiésel de origen Renault y 1,7 litros, con potencias que oscilan entre los 80 CV de las versiones básicas y los 130 CV de las más potentes.

Como nota a pie de página, Daimler es propietaria de Mitsubishi FUSO Truck & Bus Corporation, la división de vehículos industriales de Mitsubishi.

Los acuerdos ya expirados de colaboración entre Renault y Daimler

Renault y Daimler han colaborado en no pocos proyectos de desarrollo conjunto de vehículos. Muchos de estos acuerdos están ya llegando a su fin, o han llegado a su fin. No ha habido un cisma entre ambos grupos, simplemente han tenido una posición divergente en segmentos afectados por grandes cambios en el presente. Es el caso del acuerdo de cooperación que tuvo como frutos comunes a los smart fortwo, smart forfour y Renault Twingo. El Twingo está a punto de terminar su ciclo de vida, y lo mismo ocurre con los smart, que ahora son 100% eléctricos.

Galería de fotos del smart fortwo y forfour

Llegaron a compartir mecánicas 0.9 TCe de tres cilindros y planta productiva, pero este acuerdo no tiene futuro: la próxima generación de smart será fabricada en China por Geely y no se espera un sucesor para el Renault Twingo. Lo mismo ocurre con la pick-up Mercedes Clase X, que era producida por Nissan junto a las Nissan Navara, con las que compartía plataforma, tecnología y algunas mecánicas. En estos momentos las Mercedes Clase X han terminado su producción, mientras que las Nissan Navara continúan su producción sin sobresaltos.

La Renault Alaskan también es hermana melliza de las Mercedes Clase X y Nissan Navara.

La retirada de Infiniti del mercado europeo también ha dado al traste con las ventas de los Infiniti Q30 y Infiniti QX30, cuyo ciclo de vida global, por otra parte, también ha concluido recientemente. Estos crossover compactos estaban basados en la segunda generación del Mercedes Clase A, y compartían con este sus cajas de cambio y motores - diésel y gasolina, incluso contando con un diésel de acceso de origen Renault. En algunos mercados también se siguen vendiendo los Infiniti Q50, cuyas versiones de acceso equipaban un motor 2.0 turbo de origen Mercedes.