Probamos el nuevo Audi A8 2018, “el coche tecnológicamente más avanzado del momento”

 |  @pgimenezvilchez  | 

“El Audi A8 es el coche tecnológicamente más avanzado de su clase” Así de claro lo define Audi. Esto es un gran alarde para un segmento que incluye modelos de la talla del BMW Serie 7, el Jaguar XJ, el Mercedes Clase S o el Tesla Model S. Y éste es el motivo por el que la marca de Ingolstadt nos ha traído hasta Sevilla para conducir su buque insignia y probar parte de su tecnología, hablamos del nuevo Audi A8.

¿Qué hay de cierto en todo ello? Lo hemos probado y os lo contamos todo en 8 claves:

1. Quien compre ahora un Audi A8 no tendrá nunca un vehículo realmente autónomo

Es quizás el tema más controvertido del nuevo Audi A8 ya que, según el fabricante, el A8 está preparado con la tecnología para ofrecer un nivel 3 de conducción autónoma para poder circular de forma 100% autónoma. Para ello, cuenta con más de 40 sistemas de asistencia a la conducción, como cinco sensores de radar, una cámara frontal, 12 sensores de ultrasonidos, cuatro cámaras de 360 grados, escáner láser, una cámara de infrarrojos frontal o un controlador central denominado zFAS.


Sin embargo, y esto es muy importante, los vehículos fabricados antes de un hipotético cambio legislativo -que permitiera la conducción 100% autónoma- sólo dispondrán de un nivel 2, a pesar de contar con todo el software y el hardware necesario para el nivel 3. Mientras que fabricantes como Tesla afirman que ofrecerán una actualización gratuita para activar el nivel 3 cuando la ley lo permita, en Audi nos confirman que sólo ofrecerán conducción 100% autónoma en los modelos fabricados posteriormente al cambio de ley.

Entonces, realmente el Audi A8 que se comercializa ofrece un nivel 2 de conducción autónoma, lo que implica que una serie de limitaciones. Lo más parecido a conducción autónoma que encontrarás es el sistema Traffic Jam Assist, donde el A8 puede conducir de forma autónoma en un atasco de autopista con carriles bien definidos. Ahí, el Audi A8 sí es capaz de acelerar, frenar, cambiar la dirección y, si detectara alguna situación extraña, avisar al conductor para que tome el control del vehículo. Para ser honestos, el funcionamiento de este sistema no dista mucho del Traffic Jam Assist que montan otros vehículos del grupo Volkswagen como el nuevo Volkswagen Golf.

La pregunta por tanto es… ¿de qué sirven tantos avances si, a pesar de comprar ahora un Audi A8, nunca los podrás utilizar? Pues bien, todo se trata de una estrategia de marketing para ofrecer un motivo publicitario más. Y realmente, un argumento que vende y mucho, como ya hemos visto en Tesla. Además, forma parte de la carrera tecnológica que enfrenta a Audi, BMW y Mercedes por ser los primeros. Y, en esa carrera, Audi le ha ganado dos años a Mercedes.

2. El Audi A8 no será un vehículo autónomo, pero sí permitirá un manejo remoto

Si, como os hemos comentado, el Audi A8 -actualmente a la venta- no podrá circular de forma totalmente autónoma, lo que sí podrá ofrecer -gracias a sus más de 40 sistemas de asistencia a la conducción- serán varios sistemas de conducción remota.

Estos sistemas son el “Audi AI remote parking pilot” y el “Audi AI remote garage pilot”. Con ellos será posible realizar las maniobras de entrada o salida en las plazas de aparcamiento de forma autónoma desde el exterior del vehículo a través de la aplicación myAudi instalada en un smartphone. Estos sistemas serán opcionales y estarán disponibles a final de 2018. Aún se desconoce el precio de los mismos.

3. Te podemos confirmar que el Audi A8 cuenta con la suspensión más innovadora en un automóvil

Uno de los elementos que más nos ha sorprendido es la nueva suspensión neumática con un sistema electromecánico completamente activo. Gracias al nuevo sistema eléctrico de 48 voltios, la suspensión cuenta con unos actuadores eléctricos en cada rueda, que trabajan de forma individual y evitan el contrabalanceo lateral en curva o frontal en deceleraciones; algo realmente interesante, al tratarse de un vehículo de más de 2.000 kilos y que, físicamente, sufriría grandes inercias.

Está realmente bien puesta a punto, como pudimos comprobar en carretas de montaña de Sevilla y Córdoba. Además, se ha realizado una reducción de peso del 10%, contando con un 60% de aluminio en su carrocería, “el doble que sus competidores directos” según Andrés Pastor, product manager de la marca.

A partir de otoño de 2018, el Audi A8 podrá equipar también la Suspensión Activa AI, que permite detectar las irregularidades del asfalto para absorber baches y badenes de hasta 8 centímetros, evitando que la carrocería se mueva lo más mínimo. El sistema funciona usando el escáner láser, que rastrea un área de unos 80 metros y un ángulo de apertura de 145 grados.

La suspensión activa AI va un paso más allá en materia de seguridad y, gracias a los radares de alcance, es capaz de elevar la carrocería 8 centímetros si detecta un impacto lateral inminente, haciendo que la colisión se produzca en una zona de la carrocería más resistente y absorbente.


4. La tecnología luminosa del Audi A8 es, simplemente, espectacular

Una de las cosas más sorprendentes que el nuevo Audi A8 ofrece es una tecnología de iluminación sorprendente con animaciones de apertura y cierre. Pulsa el mando a distancia para desbloquear el Audi A8 y un arco de luz se extenderá desde el centro a los extremos y se envolverá para iluminar cuatro OLED ultradelgadas. La tecnología OLED se ofrece como parte del equipamiento opcional y cuesta 3.400 euros en combinación con los faros delanteros HD Matrix LED. Es el único modelo de la marca en ofrecerlo, junto al Audi TT RS. A nivel mundial, el primer vehículo en contar con luces OLED fue el BMW M4 GTS.

Las luces delanteras son igualmente increíbles, ofreciendo una calidad de iluminación bestial, algo que repercute en un alto nivel de seguridad. Cuenta con unas luces láser que proyectan un cañón de luz blanca junto a una evolución de las Matrix Led.

5. El Audi A8 cuenta con una calidad de rodadura sobresaliente

Donde el Audi A8 es especialmente bueno es en la calidad de rodadura y el confort a bordo. Pudimos probar dos motorizaciones: el Audi A8 55 TFSI (con un motor de tres litros gasolina y 340 CV) y el Audi A8 50 TDI (con un motor tres litros diésel de 286 CV). Ambas mecánicas ya ofrecen la caótica nueva nomenclatura que veremos en los próximos Audi. La versión diésel será la que acapare hasta un 90% de las ventas. Sus compradores no se arrepentirán. Es capaz de mover a esta berlina de dos toneladas con total autoridad. Acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 5.9 segundos gracias a un par motor de 600 Nm entre 1250 y 3200 vueltas. Puede alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h y un consumo medio declarado de 5.6 litros cada 100 kilómetros. Ambos modelos tienen tracción total a las cuatro ruedas y cambio de ocho velocidades con convertidor de par. Más adelante, la gama se completará con nuevas motorizaciones, incluyendo una versión hibrida-enchufable a final de 2018.

Estos motores utilizan de serie la nueva tecnología de hibridación mild-hybrid, que emplea el nuevo sistema eléctrico de 48 voltios y una segunda batería bajo el maletero. Esto permite circular entre 55 a 160 km/h con el motor apagado si el conductor levanta el pie del acelerador en periodos de hasta 40 segundos. Además, permite activar el sistema Start & Stop y apagar el motor en deceleraciones desde 22 kilómetros por hora cuando nos acerquemos a un semáforo en rojo, por lo que no hay que esperar a que el vehículo esté totalmente detenido.


Las ruedas traseras direccionales se pueden solicitar en opción y resultan un accesorio muy interesante para una berlina de cinco metros. Permite hacer las maniobras a baja velocidad de una forma mucho más sencilla y aumentan la estabilidad del vehículo en curvas a alta velocidad.

En las plazas traseras, hay mucho espacio para la cabeza y los pies. Los asientos son extremadamente confortables y ajustables, gracias a los asientos reclinables que incluyen sistemas de masaje para aquellos que prefieren “ser llevados” antes que conducir.

6. El interior totalmente digital del Audi A8 es una solución genial y se olvida de los botones

En el Audi A8 han eliminado todos los botones y sistemas analógicos y los han sustituido por pantallas. Al ya clásico Audi Virtual Cockpit, se le suman una gran pantalla táctil de 10,1 pulgadas y una segunda pantalla situada en la parte inferior para el manejo del sistema de climatización. Es una solución que ya estrenó en 2013 el Infiniti Q50 y recientemente ha popularizado el Range Rover Velar.

Esta segunda pantalla permite además de integrar otras funciones como la introducción de textos del sistema de navegación. Como curiosidad, cuando el conductor activa hace click en una de las dos pantallas táctiles, recibe una vibración a modo de confirmación. Algo parecido al sistema que usa Apple en los Trackpad de sus ordenadores portátiles o el botón Home de los iPhone.


En el reposabrazos central trasero se puede instalar el “Rear Seat Remote”, un aparato del tamaño de Smartphone, extraíble y con pantalla OLED. Por otro lado, anclados a los asientos delanteros, Audi ofrece la posibilidad de instalar un sistema de entretenimiento para las plazas traseras, denominado “Audi Tablet”. Los usuarios pueden introducir destinos de navegación, hacer ajustes del equipo de audio, ver la televisión o, navegar por la web gracias a la red Wi-Fi del Audi A8. Estas tablets se pueden seguir utilizando fuera del coche, siempre que se conecten a una red Wi-Fi. Ambas son soluciones parecidas a las que estrenó el BMW Serie 7 hace un par de años.

7. El módulo Audi Connect es lo que estabas esperando para tener un coche conectado de verdad

El “Audi connect”, equipa al vehículo con una conexión LTE. Esto permite ofrecer una gama de servicios muy diversa, incluyendo funcionalidades como una radio que puede cambiar entre las bandas FM, DAB y emisoras online, información sobre vuelos o trenes, eventos en la localidad, precios de combustibles, parkings con plazas libres, navegación con Google Earth o actualización de mapas…

8. El veredicto del Audi A8

Como un buen Audi todo parece funcionar bastante bien. Su conducción es excelente. Y su capacidad de recorrer kilómetros, sin que sus ocupantes se enteren, es aún mejor. Olvídate que es un Audi pesado, con toneladas de madera, y fabricado para gente mayor… Nos encanta su tecnología y sólo echo de menos que toda ella esté disponible.

Su suspensión neumática agrega suavidad y refinamiento, y ofrece un grado de control de la carrocería jamás visto en ningún Audi. Nuestra recomendación: espérate unos meses y adquiere la versión híbrida-enchufable cuando estén disponibles los últimos avances en tecnología: como la Suspensión Activa AI o el sistema de aparcamiento remoto. Si no eres capaz de aguantar, el precio de partida del Audi A8 va desde 97.500 euros.

Lee a continuación: Toda la información del nuevo Audi A8, desde su precio a sus motores: listo para poner en jaque al BMW Serie 7

Ver todos los comentarios 11
  • Ferrari50

    Y no hay un Seat mas barato pero que rivaliza??, jajajaja.

  • PaulMichaelSpiniakSchaefer

    El más avanzado pero no se estaciona solo? Pfffffffff… que estafa

  • EL MAS INCOGNITO

    Diseño exterior es la asignatura pendiente para su precio y comparacion con otros modelos del mismo segmento.

    • X 2.0

      Estoy de acuerdo, a mi personalmente me gustaba mas el anterior por ser ligeramente deportivo, por tener ese equilibrio entre elegante y deportivo, como fue su primera generación.

      • EL MAS INCOGNITO

        Asi es sin darse cuenta se estan cargando el diseño exterior.

        • Paco Tce

          hace algún tiempo Audi dijo que cambiaría su política de diseño exterior para remarcar más un carácter diferenciador entre gamas

  • X 2.0

    El interior es sublime, todo queda perfectamente integrado, las pantallas están muy bien colocadas. Es sencillo, formal, envolvente…Sin duda el interior con el mejor diseño de su segmento.

    El exterior no está mal, pero me parece mas bonito el A8 anterior, donde tenía un toque mas deportivo, como su primera generación.

  • Sin nombre

    Buenos días, amigos.

    Hoy en día la seguridad es imprescindible en la carretera, y en mi caso es una obsesión.

    Después de un par de accidentes (el último de ellos evitable de haber tenido un vehículo de esta categoría), ya no escatimo en precios.

    He contactado con unos 30 concesionarios para que me oferten este coche en su versión familiar -A8L V6 3.0 TFSI 340 CV Tiptronic 8v quattro.

    En principio el precio ronda los 109.000 €, pero entregando dos de mis coches podría tener una rebaja de unos 30.000 €. Por supuesto muchas de las opciones de ayuda a la conducción son opcionales, y casi me saldría por lo mismo que me dan por dos coches.

    Hasta ahora nunca había depositado más de 45.000 € por un vehículo pero pudiendo, no se debe ahorrar lo más mínimo, cuando la vida de tú familia está en juego.

    Y me seguiré culpando de ello mientras viva, porque si bien no he sido el culpable directo de los accidentes, indirectamente sí. Y con un vehículo mucho más seguro podría haber evitado la muerte de mi esposa y mi hija.

    Pido disculpas por contar mis penas, pero es que soy incapaz de evitarlo. Un saludo.

    • Rhombus Steel Lobo

      Caballero, si seguridad es lo que quiere, yo siempre miraría a Volvo, de las alemanas Mercedes, pero para gustos. Si usted se va a sentir más seguro en el A8, le deseo la mejor de las suertes con la compra, y encuentre la mejor oferta.

      • Sin nombre

        Volvo está muy bien, pero no tiene berlinas de las dimensiones interiores del A8L. Necesito espacio interior.

        Mi altura es de casi 210 cm, y necesito que detrás de mi el espacio interior sea holgado para las piernas.

        En cuanto al Mercedes Clase S Largo, tiene menos espacio para las piernas traseras, la batalla es ligeramente mayor, pero lo añade al maletero, que sin embargo es menos aprovechable que el A8L.

        Muchas gracias ;-)

  • alex

    hombre con este no se han atrevido ha poner la pantallita flotante en el salpicadero ni el techo solar colgando por arriba. se ve que eso es para los menos pudientes.