comscore
MENÚ
Diariomotor
Destacado

7 MIN

Citroën C4, presentación en Suecia (I)

Citroën C4, presentación en Suecia

Si de presentaciones internacionales se trata, poco más internacional se puede ser que la ofrecida para el nuevo Citroën C4 por el fabricante galo. Comenzando en Copenhague, Dinamarca, para después llegar a las tierras suecas a través del puente de Oresund el nuevo compacto que viene a sustituir al primer C4 introducido en el año 2004. El nuevo modelo muestra todo tipo de mejoras que no afectan solamente a su cubierta exterior, el cambio de enfoque es evidente y lo colocan en primera linea de batalla en el mercado europeo del segmento C.

La nueva generación del C4 le pasa la plancha a las arrugas más comentadas del anterior modelo y con él llega la madurez a este coche que ahora transmite calidad y un cierto punto de seriedad tanto en su exterior como en su interior. No son noticias nuevas por parte de Citroën que se encuentra en plena remodelación de su gama, con modelos tan acertados como el nuevo C5 o el juvenil DS3.

Con motores que fluctúan entre los 92 CV de la versión HDi con bloque de 1.56 litros hasta los 156 CV del THP 1.6, el C4 no sólo ofrece variedad en sus plataformas de propulsión sino también en sus equipamientos. Empecemos pues a comentar los cambios que ha recibido uno de los coches que más veremos por las calles en los próximos años.

Un diseño más enfocado

Las opiniones sobre el primer C4, tanto en variantes de tres o cinco puertas, eran variopintas, con parte del público que encontraba altamente atractivo el diseño futurista que al que Citroën nos tenía tan acostumbrados, mientras que para el resto seguía siendo demasiado extraño. Al igual que ya ha sido el caso del C5, el Citroën C4 recibe ahora un diseño más “alemán” que tiende a agradar a un mayor espectro del rango de posibles clientes del segmento.

Un frontal muy trabajado es lo primero que nos saluda al acercarnos al coche, con ópticas afiladas y el “chevron” cromado que se extiende por toda la parrilla supone un cambio sustancial a mejor respecto a la anterior iteración. El lateral presenta dos líneas de expresión que se inician en el paso de rueda delantero y piloto trasero respectivamente y nunca llegan a tocarse, provocando una ondulación bastante peculiar de la chapa en la zona en la que se acercan. Tal vez el punto más flojo bajo mi punto de vista en el exterior de este coche es la parte trasera, un tanto insulsa.

Llantas de 17 pulgadas calzaba la unidad probada, pudiendo llegar hasta las 18 pulgadas, con un diseño similar al de una turbina y que juegan con el volumen y la superposición de los elementos es una buena apuesta hacia el público más juvenil. Faros de antiniebla delanteros con función de cornering y alerón sobre la luna trasera dan un toque de deportividad en estos modelos con el equipamiento Exclusive, mientras que la ocultación del tubo de escape nos da a entender que se trata de un vehículo con alta conciencia ecológica.

Un interior a la altura

Si en algo sorprende el nuevo Citroën C4 es en su interior, que se carga de un plumazo dos de los elementos más característicos de la anterior generación. Hablamos, como no, del monitor de velocidad en el centro del salpicadero y el volante con centro fijo, descansen ambos en paz.

La calidad de los plásticos y materiales es destacable, contando casi todos los elementos con un tacto blando y acentos metalizados remarcando el estilo del interior. También se aprecia la calidad en el tacto de los botones que salpican el habitáculo, aunque estos casi llegan a ser demasiados y en el caso del volante la alta concentración de pulsadores y ruedas tiene una pequeña curva de aprendizaje hasta que nos acostumbramos.

El cuadro de instrumentos se muestra ampliamente versátil, pudiendo cambiar los datos que se nos muestra en su pantalla principal, así como los colores del mismo que varían entre blanco y azul e incluyen tonos intermedios entre ambos. También son configurables otros elementos como los distintos sonidos que emite el coche, así para los intermitentes se usan sonidos polifónicos que podemos elegir entre un pequeño surtido que viene incluido.

Ya sentados en nuestro puesto de conducción nos encontramos ante un volante que peca un poco de grande y con un recorte en su parte inferior. En nuestro caso los asientos presentan regulación eléctrica, disponible según equipamiento, así como una función masaje que no es más que un bucle que aumenta y disminuye el ajuste lumbar eléctrico. Los que vivan en climas más fríos agradecerán la calefacción incluida en estos asientos. Cabe destacar también la alta habitabilidad de las plazas traseras, con una altura más que aceptable y espacio para las piernas que siempre se agradece en las escapadas más largas.

Variedad de huecos y cómodo maletero

Al igual que en botones para su interior si hay otro elemento en el que no se escatima en el C4 son huecos para guardar objetos, tendremos sitios de sobra para guardar nuestras cosas en ellos. Tanto el hueco en la puerta como la guantera son muy generosos y se ven complementados por los que nos podemos encontrar en el reposabrazos, así como delante y detrás de la palanca de cambios. Si además optamos por la opción automática, el espacio que nos ahorramos al introducir el sistema automático nos aporta otro hueco a la derecha de la pequeña palanca.

El maletero se encuentra por encima en volumen de lo que nos tiene acostumbrada la media de este segmento y aunque su boca de carga está algo elevada, pero no por ello es incómoda. Tal vez un elemento del que prescindiría es el subwoofer que presenta el sistema de sonido Denon en la unidad probada, que roba unos preciosos litros que no compensa a la hora de entrar en funcionamiento.

Ayudas y comodidades

Si obviamos el cada vez más implementado sistema de GPS, que además tiene la opción de mostrar las indicaciones en la consola central, nos encontramos con que el nuevo Citroën C4 nos ofrece además una amplia variedad de equipamiento que nos facilitará la vida o incluso podría llegar a salvárnosla.

Dentro de la categoría que nos podría salvar de más de un aprieto entra el aviso de cambio involuntario de carril que nos notifica mediante vibración en la butaca de que estamos saliendo de nuestra línea de circulación. En caso de avería o accidente también podemos recurrir al sistema de asistencia eTOUCH, que nos pondrá en contacto con una operadora dispuesta a tramitarnos el tipo de ayuda necesaria. Un testigo luminoso en el retrovisor nos avisa también cuando otro vehículo se encuentra en nuestro ángulo muerto.

Dentro del habitáculo también podremos disponer de conectividad WIFI, eso si, previa contratación de una tarjeta SIM con servicio de datos 3G. El climatizador de dos zonas cuenta con distintos modos para su ajuste automático, que indican la brevedad con la que queremos llegar a esa temperatura.

Muy práctica es la distribución de tomas de corriente, que además de los ya típicos de 12 Voltios nos presenta enchufes de 230V en los que poder cargar nuestros aparatos electrónicos de un consumo menor a 120 W mientras circulamos y tomas USB con la misma finalidad. El techo panorámico nos ofrece un extra de luminosidad y su tamaño es muy generoso, aunque su disposición y tamaño nos limitan impidiendo su apertura.

En la próxima entrega hablaremos del comportamiento dinámico, competidores y precios así que no os olvidéis de sintonizar mañana de nuevo con nosotros, pasamos lista. Mientras tanto podéis disfrutar de la extensa galería fotográfica.

Citroën C4, presentación en Suecia

Citroën C4, presentación en Suecia

122
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Imágenes: Iván Palleiro

En Diariomotor: Citroën C4 2011, primeras impresiones desde París | Citroën C4 2011