Adiós al Renault Fluence: su sucesor supondrá el regreso del Renault Mégane Sedán

 |  @davidvillarreal  | 

Cuando tienes un producto tan poderoso, una marca en sí misma, como el Renault Mégane, has de aprovecharlo al máximo. Es por eso que a menudo resulta difícil comprender porque una marca opta por otorgar identidad propia a una carrocería propia, desvinculándolo por completo del modelo original. Eso es lo que sucedió esencialmente con el Renault Fluence. El lanzamiento en 2008 del nuevo Mégane de tercera generación eliminó de la ecuación al sedán de tres cuerpos, y cuatro puertas, que durante años conocíamos como Mégane Sedán. Y en su lugar llegaba un Renault Fluence de vocación económica y modesta, más enfocado a mercados emergentes, y en el aprovechamiento de sinergias de grupo, que en la reconquista de un cliente europeo que ha abandonado al sedán en favor de monovolúmenes y SUV. Pero parece que muy pronto asistiremos al regreso del Renault Mégane Sedán, que se presentará muy probablemente a lo largo de este año, o el que viene.

En una industria en la que el sedán generalista compacto ha quedado relegado, cada vez más, al ámbito del low-cost, Renault apostará por un nuevo Mégane de tres cuerpos que sin duda alguna será un producto de calidad.

El movimiento no deja de ser interesante, especialmente en un momento en el que otras carrocerías como la versión descapotable del Mégane, o el tres puertas, ni están, ni se las espera. Renault ha abogado por la simplificación de su gama Mégane, en la que todo girará en torno a un cinco puertas, un familiar que se presentará este año, y un sedán que llegará poco después para completar la nueva gama Mégane. Ocupará el espacio que dejará un Renault Fluence, que sinceramente ha paseado con más pena que gloria por las principales plazas de Europa.

El año pasado se matricularon en España 545 unidades, convirtiéndolo en uno de los modelos menos populares de la marca del rombo en nuestro país. Son cifras ridículas si las comparamos con las 3.686 unidades que matriculó el Citroën C-Elysée, las 3.050 del SEAT Toledo, o incluso las 942 del Skoda Rapid, uno de los modelos menos conocidos de la marca checa.

La apuesta de Renault por el sedán compacto, por otro lado, es realmente interesante. Renault apostará por un producto de calidad, basado en un nuevo Mégane que ha mejorado significativamente para medirse de tú a tú, y sin complejos, con los mejores compactos de su categoría, incluidos los desarrollados por fabricantes considerados como premium. Una estrategia opuesta a la seguida por el Fluence, y por otros fabricantes como SEAT, Skoda, Citroën, y más recientemente Fiat, con el nuevo Fiat Tipo, la de abogar por el sedán económico como receta anti-crisis, y alejada del objetivo comercial y aspiracional del crossover y el SUV.

Fuente: Renault
En Diariomotor:

Lee a continuación: Renault Mégane GT: ha nacido un nuevo compacto deportivo y quiere batir al Volkswagen Golf GTI

Solicita tu oferta desde 13.950 €
  • Ivan Herranz

    De los modelos que comentas con mayores matriculaciones fijo que muchos son taxis. Yo recuerdo cuando salio el Megane de primera generación y tuvo todas las versiones de carrocerías posibles y luego se han ido quitando el nombre Megane para ser modelos independientes.

  • naranjo

    ojo!!! que el Toledo se ven muchos que no son taxi también… el rapid no tanto y el c-elisse yo que hay mas no taxi que taxi

  • Pableras

    Discrepo en tus apreciaciones sobre el Fluence. Cuando lo estuve mirando, hace un par de años, contaba con las mismas mecánicas y equipamiento que el Megane, llevando, además, aireadores para las plazas traseras (si, una chorrada, pero cuántos modelos lo llevan?) y cortinillas para las ventanas traseras, elementos que la versión de 3/5 puertas no podía llevar ni como opción. Eso, y que el interior era exactamente igual.

    Yo imagino que le desvincularían de la gama Megane por ser dos modelos orientados a dos clientes distintos, uno más juvenil y dinámico y otro con un corte más clásico y conservador (y eso que la única diferencia estética era el culo….).

  • Cristian Martin Ponce

    Hola, es harto conocido el hecho de que acá en Latinoamérica llegan productos que, a simple vista son iguales a los europeos, pero en materia de seguridad y calidad interior están lejos, supongo, en cierta medida es culpa de los usuarios, ya que estos prefieren una pantalla LCD con un equipo ese audio de buenas características a cosas básicas de seguridad.