carrocería -
puertas -
plazas -
maletero -
potencia -
consumo -
precio -
valoración
-

El Infiniti QX70 es el SUV de corte más deportivo de la marca japonesa, nacido en el año 2003, pero que no llegó a nuestro país hasta cinco años después, en 2008, cuando se había convertido en el modelo más exitoso de la marca al otro lado del charco. Fue precisamente en ese año cuando Infiniti presentó la segunda generación del QX70, y cuando esta marca premium de Nissan decidió lanzarlo a España. Dos años después llegó una motorización diésel que le dio al coche la oportunidad de poder crecer en volumen de ventas.

Si su estética funciona, ¿para qué cambiarla?

El Infiniti QX70 no ha sufrido desde 2008 grandes cambios estéticos, ya que su imagen funcionó muy bien y la marca japonesa decidió mantener su estética con ligeros retoques, especialmente en su parte frontal.

Es aquí donde el coche llama más la atención debido a un capó bastante alargado. A pesar de su categoría el QX70 no es un coche muy alto, y posee un estilo que casi se podría llamar coupé con ese techo descendente. Los cambios estéticos más reseñables que se le hicieron en su última actualización fueron la calandra nueva, ahora de doble arco más amplia, y el nuevo diseño de los faros antiniebla.

Infiniti amplió la paleta de colores para la carrocería con el Iridium Blue y el Graphite Shadow. También diseñó nuevas llantas de 20 pulgadas que están disponibles en los niveles de acabado GT y GT Premium. Estos no son los únicos acabados disponibles, pues por encima de ellos se sitúan los acabados S y S Premium, siendo este el más lujoso.

ADN deportivo en sus motores

Infiniti popularizó este modelo en Estados Unidos y después llegó a nuestro país y el resto de Europa, por lo que no deber sorprender que al principio solo contara con mecánicas gasolina de gran cilindrada. Hablamos de un motor gasolina V6 de 3.7 litros y 320 CV, y otro V8 de 5.0 litros y 390 CV. En 2010 se añadió a la gama el motor diésel 3.0 de 238 CV, que pasó a convertirse en el más vendido en nuestro país.

Infiniti dotó a todas las versiones del QX70 con cambio automático de siete velocidades y levas de magnesio en el volante y tracción 4×4 en toda la gama, aunque no sea un coche pensado para correr fuera del asfalto. Su carácter deportivo, además de por sus potentes propulsores, viene marcado por una suspensión activa, y la dirección activa en las ruedas traseras, elemento de serie en las versiones S.

Un equipamiento envidiable

Al ser una marca premium, Infiniti ha dotado de un amplio equipamiento al QX70, muy por encima del que nos encontraríamos en su competencia. De serie monta llantas de 20”, cuenta con techo solar, apertura y arranque sin llave, cristales tintados, cámara de visión trasera, faros bi-xenón, reconocimiento por voz, asientos calefactados y ventilados tapizados en cuero, así como otros elementos. Su equipamiento se puede ampliar con el añadido de una pintura metalizada, o el Pack Multimedia que incorpora el navegador con pantalla táctil y un disco duro de 10Gb, así como un equipo de audio de la marca Bose.

El Infiniti QX70 3.0d en el acabado GT tiene un precio de 68.500 euros, siendo el modelo base en la gama. En el mayor nivel de equipamiento y motorización está el QX70 5.0 S Premium de 390 CV por 89.900 euros.