carrocería -
puertas -
plazas -
maletero -
potencia -
consumo -
precio -
valoración
-

Tras la filtración de hace unos días, os presentamos al nuevo Lamborghini Aventador J, en toda su gloria oficial. Se trata de un impresionante speedster basado en el superdeportivo más radical que jamás ha salido de Santa Ágata, el Lamborghini Aventador. Sólo se ha fabricado una unidad, que será posteriormente matriculada y vendida a un privilegiado comprador que tendrá que desembolsar una pequeña fortuna por acceder al vehículo más esencialmente Lamborghini: El Lamborghini.

Consigue el mejor precio para el seguro del Lamborghini Aventador J

La carrocería tiene un diseño inconfundiblemente Aventador, pero si somos observadores, podremos comprobar que ni un solo panel de la carrocería es idéntico a los del Aventador Coupé. El habitáculo al completo ha sido destripado de todos los elementos esenciales, con sólo tres espejos retrovisores rompiendo el perfil lateral del coche. Dos jorobas antivuelco se sitúan amenazadoras junto a las gigantescas entradas de aire para el motor. Es un diseño que profesa agresividad en estado puro.

La zaga ha sido cortada a cuchillo, con cuatro tubos de escape asomando, destilando potencia. La pintura del coche es un rojo especial, con tintes cromados que en directo prometen ser increíbles. Hay muchos detalles técnicos interesantes en el Lamborghini Aventador J, como saber que el peso se reduce a 1.575 kg gracias a la eliminación de equipamiento, al mismo tiempo que se mantiene la rigidez estructural gracias al chasis monocasco de carbono, sus subchasis y el uso extensivo de materiales ligeros.

De hecho, los dos asientos están construidos en un nuevo material llamado Carbonskin, que no es otra cosa que fibras flexibles entrelazadas de fibra de carbono. Esta bestia legal para la carretera va impulsada por el mismo motor 6.5 V12 de 700 CV y la caja de cambios ISR de 7 relaciones que podemos encontrar en el Aventador de calle. El sistema de tracción integral tampoco varía. Sus dimensiones son extremas: 4,89 metros de largo, 2,03 metros de ancho y sólo 1,10 metros de alto.

Sus prestaciones no se han anunciado, pero deberían ser tanto o más extremas que en su hermano coupé, es decir un 0 a 100 km/h de 2,9 segundos y una punta de unos 350 km/h. Ante la ausencia total de parabrisas se hace imprescindible ropa de moto al menos, y un casco, que yo recomendaría fuese como mínimo de Darth Vader. La aerodinámica del superdeportivo se apoya en paragolpes rediseñados, llantas que actúan como deflectores y un spoiler trasero de dimensiones generosas.


Continuar leyendo