Volvo C70

Características del Volvo C70

carrocería-
puertas-
plazas-
maletero-
potencia-
consumo-
precio-
valoración
-

Ayer comenzamos a hablaros de nuestra experiencia en las Jornadas de Conducción Segura Volvo en el Circuito del Jarama. Fuimos invitados el martes pasado a tomar parte en las actividades organizadas por la marca para demostrarnos las capacidades dinámicas y de seguridad de varios modelos de la gama. La primera parte consistió en una toma de contacto en circuito con varios S60 y V60, donde pudimos comprobar el funcionamiento de los sistemas de precolisión y control de crucero adaptativo.

La siguiente actividad nos trasladó a una pista deslizante, en la que se había trazado un “Mickey Mouse” con conos. La idea era explotar al máximo las habilidades del control electrónico de estabilidad simulando conducir sobre superficies de baja adherencia. Teníamos a nuestra disposición un Volvo C70 D4 y un S60 D3, ambos equipados con un motor turbodiésel 2.0 de cinco cilindros con potencias respectivas de 177 y 163 CV. En ambos casos, automáticos, aunque en esta prueba no era todo la velocidad.

Tras una vuelta a unos conos, había una curva muy cerrada sobre piso deslizante, imitando nieve. Los monitores del RACE nos animaban a tomar la curva a una buena velocidad. Al frenar sobre suelo deslizante se producía un sobreviraje acusado que el DTSC (Dynamic Traction Stability Control) corregía sin problema, ayudado de un contravolanteo. Evidentemente, las ayudas electrónicas tienen unos límites físicos, y en un par de ocasiones, ir muy “pasado” hizo que me merendase un par de conos.

Tras ello, había una recta con firme deslizante en la que el control de tracción se empleaba a fondo, seguida de una esquiva en la que teníamos que hacer buen uso del ABS. Una de las claves del ABS es siempre dirigir el coche a donde queremos ir, y huir de volantazos bruscos que harán que probablemente sigamos rectos y nos comamos un cono. En la realidad en lugar de pisar un cono podríamos tener problemas más serios. La esquiva imitaba a la “prueba del alce”, a una escala y velocidad inferiores.

Con el C70 especialmente – un coche más pesado que el S60 - era más sencillo que hubiese insinuaciones por parte de la zaga. Después, una horquilla de 180º ponía a prueba al DTSC. El coche subvira tozudo al entrar a mucha velocidad. Girando el volante más de la cuenta “engañamos” a la niñera electrónica, y el coche frena las ruedas de manera independiente, limita la potencia del motor y nos deja seguir sin apenas drama. Sin ayudas electrónicas se había producido un enorme subviraje y salida de vía.


Continuar leyendo

¿Pensando en comprar un Volvo C70

Guías de compra en ¿Qué coche me compro?

Todo lo que necesitas saber y mucho más

Los mejores artículos del Volvo C70 en Diariomotor