Pasando una mañana de martes con el Toyota FT-1 – el sucesor del Supra – en París

 |  @HerraizM  | 

05:30. Suena el despertador. Es martes y por delante me espera un viaje “express” a París, ¿para qué? Toyota nos ha propuesto una jornada en la ciudad de luz con la excusa de conocer su showroom en la Avenida de los Campos Elíseos, un showroom en el que, entre otras joyas de la marca, nos espera el nuevo Toyota FT-1, el sucesor espiritual del Toyota Supra (que compartirá plataforma con el BMW Z5).

La firma japonesa ha bautizado a la actual exposición de coches y actividades de su showroom bajo el título de “Diseño creativo de Toyota”, lo que reconozco que, inicialmente, me lleva a pensar a que este viaje a París va a suponer una primera aproximación a algún nuevo rumbo de diseño en la marca o la charla por parte de alguien del equipo de diseño involucrado en el desarrollo del nuevo Toyota C-HR.

Ouch, la carretera está totalmente parada, al parecer un camión ha volcado, la M50 está totalmente cortada y sí, empiezo a temer por mi vuelo a París. A las 06:30 de la mañana algo así sólo puede suponer mucho tiempo totalmente parado y sí, efectivamente los pronósticos se cumplen y empiezo el día atravesando toda la terminal 2 del aeropuerto de Barajas a toda prisa. Por suerte llego al embarque. Ahora sí, rumbo a París.

París nos recibe nublada. Bordeamos el Arco del Triunfo en un microbus Mercedes y unos pocos minutos después estamos ya ante las puertas del showroom de Toyota, en el número 79 de Los Campos Elíseos. A su alrededor hay un buen número de showrooms de otras marcas. Mercedes, Renault, Peugeot… están a sólo unos pocos metros del espacio de Toyota, un espacio en el que no para de entrar y salir gente, dejándonos ver ya, a través de su puerta, a uno de los últimos modelos conceptuales de la marca, el Toyota Kikai Concept.

Rendez-Vous Toyota. Así ha bautizado la marca a este showroom, un showroom que abrió en 1998 y que recibe al año más de 1 millón de visitantes. No, aquí no se venden coches, tampoco merchandising, su función principal es enseñar al público algunas de las últimas novedades de la marca, también sirve de punto neurálgico para eventos, para presentaciones a prensa… “¿Cuánto cuesta?” le pregunta un visitante japonés a uno de los empleados del showroom antes de que enfilemos las escaleras hacia el piso superior…

No le quito el ojo al FT-1 mientras subo las escaleras…

Guau. En el piso superior la cosa está realmente interesante. Nos recibe una pantalla gigante con la silueta de un Toyota GT 86 listo para ser pintado por un spray virtual, pero todo se pone aún más interesante al toparnos con un Toyota MR2 de primera generación, un Toyota Supra de 1994, un Toyota Celica GT de 1975 y un Toyota GT 86 con una buena colección de vinilos de Gazoo Racing.

Picamos algo, nos dan algunos detalles sobre el showroom y empezamos a trastear entre los coches.

Ese puesto de conducción rodeado por relojes del Toyota Supra, esos retrovisores sobre el capó del Toyota Celica, el emblema con el águila del Toyota MR2…

Vuelvo a descender las escaleras. Antes no me ha dado tiempo a ver bien los coches del primer piso y quiero hacer además alguna que otra foto del FT-1 para las redes sociales.

¡Leñe! ¡Hay un Toyota 2000 GT al fondo!

Rojo, espectacular, elegante, con cierto aire británico sí, de precio prohibitivo y planta inmejorable. Me encanta el 2000 GT, como para no. Justo al otro extremo el FT-1. ¡Qué dispares! Radical, futurista, empeñado en llamar la atención, de agresivo porte… no puedo tener más ganas de ver ya la versión de producción, una versión que, imaginamos, llegará con sus trazos suavizados pero que, seguro, compartirá ciertos detalles estéticos con este modelo conceptual.

Personalmente apuesto por esos pasos de rueda traseros, por ese alerón, por esa caída del techo…

¿Su motor? Por ahora no tenemos grandes noticias sobre este apartado, pero recordemos que el coche de producción derivado del FT-1 está siendo desarrollado de manera conjunta con BMW quienes aprovecharán este desarrollo para dar pie al sucesor del BMW Z4, el BMW Z5.

Un Toyota Prius y un Toyota Auris Touring Sport híbrido intentan reclamar nuestra atención, pero no, hoy no es el día entre tanto clásico y modelo conceptual.

Me detengo junto al Toyota Kikai, ¿recordáis este concept? Te hablamos de este peculiar “hot rod” en octubre de 2015, en el artículo “Un incomprensible hot rod a la japonesa, así es el Toyota KIKAI”. Sus cables naranjas delatan su condición de híbrido y sus formas no podían ser más llamativas. Parece llegado de una de esas ciudades del futuro que hemos visto en tantas películas.

Un molde de arcilla del Toyota C-HR nos recuerda su próximo lanzamiento y mientras lo observo un miembro del equipo de Toyota me advierte de que el próximo Salón de París tendrá mucho de este SUV de atrevidas líneas y dinámica, teniendo en cuenta su segmento, prometedora.

Pero… ¿qué demonios es eso que hay al fondo?

Leo en un cartel que se trata del Toyota FV2. Disculpadme que haya tenido que leerlo, pero hay ocasiones en las que es difícil de acordarse de ciertos prototipos y no es precisamente porque no sea interesante, en términos de diseño y sobre todo por la forma de manejarlo ya que este… ¿coche? se mueve desplazando el peso de nuestro cuerpo. Ya sabéis, uno de esos prototipos futuristas con los que habitualmente nos sorprenden las marcas japonesas y que podrían estar dibujando ya la movilidad de dentro de un par de décadas.

No puedo evitar volver al Toyota FT-1. Desenfundo el móvil, hago un par de vídeos. Saco la cámara fotos y hago lo propio. No para de entrar gente y a pesar del Toyota 2000 GT el FT-1 es el gran reclamo. Cada pocos minutos está rodeado de un nuevo grupo de gente salvo por un masivo grupo de japoneses que curiosamente le dedican más su atención al Kikai.

Algo rápido de picar y nos advierten de la inminente llegada del autobús que nos llevará de vuelta al aeropuerto. La visita ha sido realmente rápida sí, pero satisfactoria. Tenía ganas de ver al FT-1 en persona, ver esos trazos realmente llamativos y para colmo ha estado todo maridado por una buena selección de clásicos, por el Toyota Supra, por la primera generación del Toyota MR2, ese 2000 GT

Nos despedimos de un París aún nublado y por suerte sin el sofocante calor de Madrid
. El sucesor del Supra se presenta esperanzador, como esta nueva era de deportivos japoneses, con el Mazda RX-9, con el nuevo Honda NSX, con la próxima generación del Nissan GT-R

Lee a continuación: De un nuevo MR2 al sucesor del Z4: ¿qué esperar de la plataforma compartida entre Toyota-BMW?

  • Zeater

    ¿Se puede visitar?¿ O es solo para prensa?

    • Se puede entrar tranquilamente. Es un concesionario/showroom “sin más”. Yo entré por el FT-1 (espectacular) que se ve desde la calle y acabé por sólo sacarle fotos al 2000GT que lo tenían al fondo. Parecía como nuevo, ¡qué preciosidad! Me caía la baba en cada ángulo y detalle… Si te cae cerca pásate a verlo, vale la pena.

  • Luciano Alvez

    Toyota Supra MKIV ♥