En 2015 el Ford C-Max recibió un lavado de cara

Los Ford C-MAX y Grand C-MAX son dos monovolúmenes medianos. Fueron lanzados en 2011 y sufrieron un lavado de cara en 2015, que actualizó su imagen, su tecnología y sus motorizaciones.

La principal diferencia entre los C-MAX y Grand C-MAX está en su tamaño, así como en su número de plazas, que puede ser de hasta siete en el último.

El Ford C-Max está basado en la plataforma del Ford Focus dándole al monovolumen una grata dinámica

Están basados en la plataforma del Ford Focus, y comparten multitud de elementos mecánicos con el compacto. Una derivada positiva es que el tacto de conducción del coche es prácticamente idéntico al de un turismo. Es un coche de conducción agradable y más dinámico que la mayor parte de rivales en su segmento.

El lavado de cara ha actualizado su estética, asemejándola a la del Focus, con el que comparte una calandra cromada similar. Los nuevos diseños de llantas y colores para su carrocería han sentado bien a los C-MAX, que acusaban el paso de los años estéticamente.

El Ford C-Max está disponible con 7 plazas con el Grand C-Max

El Ford C-MAX mide 4,38 metros de longitud, y sólo está disponible con cinco plazas. El Ford Grand C-MAX mide 4,52 metros y puede tener siete plazas opcionalmente. El maletero del C-MAX tiene 470 litros de capacidad, y el de un Gran C-MAX de cinco plazas crece hasta unos enormes 600 litros.

Otra diferencia clave entre ambos modelos está en las puertas traseras. En el Grand C-MAX son corredizas, mejorando el acceso en sitios estrechos y permitiendo entrar cómodamente a la última fila de asientos. No obstante, sólo son de accionamiento manual. La última fila de asientos en el Grand C-MAX es estrecha, y es más apta para el transporte ocasional de adultos o para niños.

Detalles del Ford C-Max

Uno de los aspectos que más sorprende del C-Max cuando lo pruebas es su dinámica, donde prácticamente no percibimos que estamos conduciendo un monovolumen, parece más un compacto. Si necesitas más espacio no te pierdas también nuestra prueba del Ford S-Max.

Motores del Ford C-Max

La gama de motorizaciones de los Ford C-MAX y Grand C-MAX está compuesta por varios propulsores diésel y de gasolina. El más básico es un 1.6 Ti-VCT, un atmosférico de 85 CV que se reserva para la versión de acceso del C-MAX, de bajo coste y prestaciones bajas.

En los C-MAX también existe posibilidad a encargar una versión adaptada de fábrica al uso de GLP, equipada con un motor 1.6 de 117 CV de potencia. El resto de la gama de motores es común a los C-MAX y Grand C-MAX y arranca en los 1.0 EcoBoost, de tres cilindros turboalimentados, con potencias de 100 CV y 125 CV.

El motor de gasolina más potente es un 1.5 EcoBoost de cuatro cilindros y 150 CV de potencia máxima.

Los C-MAX y Grand C-MAX son vehículos en los que el uso del diésel es más común, por su carácter familiar suelen hacer muchos kilómetros al año.

En diésel, la motorización básica es un 1.5 TDCi de 95 CV, de prestaciones suficientes para un uso tranquilo. Este mismo motor está disponible con 120 CV de potencia.

La gama se cierra con un 2.0 TDCi de 150 CV, el más indicado si vamos a usar habitualmente las siete plazas del Grand C-MAX o hacer viajes por carreteras secundarias en las que se requiere una aceleración más intensa (leer impresiones de conducción aquí). Es el único motor con opción a asociarse a un cambio automático de doble embrague, un PowerShift de seis relaciones.

El resto de C-MAX y Grand C-MAX llevan cajas de cambio manuales. No existe posibilidad de adquirir uno de estos monovolúmenes con tracción integral o motorizaciones híbridas, por el momento.

Tecnología del Ford C-Max

La gama C-MAX destaca por una buena habitabilidad interior y una modularidad más que correcta. La segunda fila de asientos está compuesta por tres asientos individuales, con sus correspondientes anclajes ISOFIX para sillitas infantiles.

Equipa la última versión del sistema SYNC 2 de infoentretenimiento, con pantalla táctil de 8 pulgadas y control por voz, además de una extensa selección de asistencias avanzadas a la conducción: aparcamiento automático, avisador de cambio involuntario de carril, lectura de señales de tráfico, avisador de vehículo en punto muerto o control de crucero adaptativo. Es uno de los monovolúmenes medianos con más tecnología del mercado.

El aparcamiento automático ha evolucionado, permitiendo también que el coche salga por sí mismo del hueco donde estamos estacionados.

La guinda del pastel la pone el sistema MyKey, una llave programable que limita la velocidad máxima del coche o el volumen de su equipo de sonido. Ideal para dejar el coche a un novato. Lee más sobre MyKey en este artículo.

¿Qué Ford C-Max me compro?

En función de las necesidades de espacio, elegiremos un C-MAX o un Grand C-MAX, siendo la diferencia de precio entre ambos coches de 1.750 euros a igualdad de equipamiento y precio. La gama se articula en las versiones Trend+ y Titanium, que en ambos casos disfrutan de una dotación de equipamiento importante. En su versión de acceso ya tenemos llantas de 16 pulgadas, aire acondicionado, manos libres y control por voz SYNC, o control de velocidad. No obstante, tendremos que adquirir elementos de equipamiento tecnológico a base de talonario y en el acabado Trend+ no es posible equipar las asistencias a la conducción más avanzadas.La versión Titanium tiene detalles cromados, llantas más grandes y más accesorios para el interior, aunque debemos adquirir aparte los sistemas de seguridad activa y las asistencias a la conducción.

Ford C-Max