Mercedes Clase A

Oferta desde 25.758 €

Mercedes Clase A
Galería Prueba de contacto con el Mercedes A45 AMG: peligro, altamente adictivo

  • Mercedes_A45_AMG__1280-001
  • Mercedes_A45_AMG__1280-002
  • Mercedes_A45_AMG__1280-003
  • Mercedes_A45_AMG__1280-004
  • Mercedes_A45_AMG__1280-005
  • Mercedes_A45_AMG__1280-006
  • Mercedes_A45_AMG__1280-007
  • Mercedes_A45_AMG__1280-008
Una máquina de correr diseñada para transmitir todo ese caudal de potencia al asfalto a través de su tracción integral y su cambio automático de doble embrague

Durante la reciente prueba de gama Mercedes, hemos tenido ocasión de probar durante un breve periodo de tiempo el Mercedes A45 AMG. Este compacto de 360 CV ostenta varios récords que lo convierten en un coche de lo más interesante. Es el primer 4 cilindros en recibir el tratamiento AMG, también es el 4 cilindros de serie más potente del mundo y el AMG más “accesible” de la gama.

Sus cifras apabullan un poco antes de subirnos a él: 0 – 100 km/h en 4,6 s, par máximo de 450 Nm, velocidad máxima autolimitada a 250 km/h mientras que su aspecto avisa, aunque no intimida. Sobre el papel, se trata de una máquina de correr diseñada para transmitir todo ese caudal de potencia al asfalto a través de su tracción integral y su cambio automático de doble embrague. La gente de AMG no suele andar con “medias tintas”, pero vamos a intentar contaros hasta qué punto responde a las expectativas. Empezamos.

Mercedes A45 AMG: diseño exterior e interior

La edad media de los clientes de Mercedes empezaba a alcanzar cotas en las que ya escaseaba el oxígeno

“Algo está pasando en Mercedes”, eso nos decían hace cosa de un año en referencia al rejuvenecimiento de la gama y del público objetivo. En ese sentido, el A45 AMG probablemente es la máxima expresión de esa tendencia, pues representa la versión rabiosamente deportiva del Clase A más deportivo de la historia. No era difícil situarse en esa posición, teniendo en cuenta la filosofía de sus antecesores, pero hay que reconocer que Mercedes ha ido realmente lejos.

Cuando la edad media de los clientes de Mercedes empezaba a alcanzar cotas en las que ya escaseaba el oxígeno, la marca ha decidido dar un volantazo estratégico y empezar a luchar por las nuevas generaciones de cierto poder adquisitivo. El Mercedes Clase A, que de por sí ya es un modelo bastante juvenil y deportivo, recibe el tratamiento AMG en una especie de demostración de que el cambio va en serio.


Continuar leyendo