comscore
CERRAR
MENÚ
Diariomotor
Utilitarios

7 MIN

¿Merecen estos 5 coches ser llamados premium?

mini-one-premium

¿Qué es un coche premium? Un Audi, un Mercedes, un BMW. Esa sería la respuesta tradicional, que olvida a marcas como Lexus, Infiniti o Volvo. Sin entrar a fondo en la definición que todos tenéis en mente, hace referencia a un coche que ofrece una mayor distinción a sus propietarios. Un coche al que se le supone una mayor calidad, un mayor refinamiento y un equipamiento superior al de los llamados "generalistas". ¿Dónde está la frontera de los premium? ¿Merecen algunos coches ser clasificados como premium? Dejadme que me explique.

En un mundo automovilístico de enorme competencia, el concepto de premium es ya difuso.

Un coche premium debería ser más refinado que un coche generalista. Por ejemplo, el Audi A3 está considerado un coche premium, el Renault Mégane no. El Audi A3 tiene una calidad de acabados muy superior, una imagen más exclusiva y una serie de elementos de equipamiento que el Mégane siquiera puede equipar opcionalmente: equipamiento opcional de Audi Exclusive o control de crucero adaptativo, por ejemplo. Sus motores tienen un funcionamiento más refinado y el aislamiento de su habitáculo es superior.

No quiero con esto denostar al Renault Mégane, ni mucho menos: es mi opinión tras haber probado ambos coches. Aunque ambos te llevarán de A a B sin problema alguno, el Audi A3 está disponible con una gama de motores más potente y variada, por ejemplo, la versión e-tron híbrida. El valor de esta diferenciación se paga. Y los consumidores están dispuestos a pagar 7.000 euros más a igualdad de equipamiento entre un Renault Mégane y un Audi A3 con una motorización similar. Bien, creo que tenemos claro el concepto de premium.

Algunas versiones de algunos coches premium no creo que merezcan dicho apelativo.

El problema actual es que las marcas premium no sólo pueden vivir de sus márgenes, porque la competencia en el mercado es más dura que nunca, y porque las generalistas están tratando de desdibujar esa frontera entre lo premium y lo generalista. Seamos francos: la diferencia entre un Peugeot 405 y un BMW Serie 3 era mucho mayor de lo que es hoy la diferencia entre un Peugeot 508 y un Serie 3 moderno. Aunque las premium aún tienen modelos verdaderamente especiales, algunos vehículos y versiones son 100% generalistas.

Son estos modelos los que viven de la imagen de marca premium. Son los modelos con los que bajan su media de emisiones de cara a la Unión Europea y son los modelos donde el volumen importa tanto o más que el margen. Son modelos caros a pesar de tener un equipamiento en muchos casos parco, o incluso escaso. Sí, puede que de serie no tengan ni climatizador o llantas, y sus acabados sean aceptables como mucho. ¿Es la primera vez que véis un BMW Serie 1 de esta guisa? ¿Merecen ser llamados premium?

Tened en cuenta que me enfoco a versiones, no a modelos. Un Mercedes A 160d BlueEFFICIENCY no merece ser llamado premium. Un Mercedes A 45 AMG, sí. Empezamos.

1) BMW X1 sDrive16d: tracción delantera, tres cilindros

Gástate unos pocos miles de euros más y cómprate un sDrive18d con un turbodiésel de 150 CV.

El BMW X1 se acaba de renovar con una arquitectura de tracción delantera. BMW acaba de ampliar la gama de motores aprovechando Frankfurt, y lanza una nueva versión de acceso llamada X1 sDrive16d. Es un X1 de tracción delantera equipado con un turbodiésel de 1,5 litros, tres cilindros y 116 CV de potencia. De acuerdo, su consumo medio es de 3,9 l/100 km, pero tarda 11,1 segundos en acelerar hasta los 100 km/h. En un SUV que anteriormente era un tracción trasera (o integral) referencia en su segmento en cuanto a dinámica.

Tendrá el honor de compartir el título de único SUV de tres cilindros a la venta con el Ford EcoSport, un coche inicialmente pensado para mercados emergentes, de ventas marginales por estas tierras. A pesar de tener un motor de tres cilindros de tacto mucho menos refinado - es inherente a la arquitectura tricilíndrica - tendrá que mover un peso de al menos tonelada y media y su precio será de al menos 30.000 euros. El BMW X1 sDrive18d tiene 150 CV, su motor es un cuatro cilindros más agradable... y cuesta 32.400 euros.

2) Mercedes A 160d: motor 1.5 dCi Renault, prestaciones glaciales

La versión A 180d también emplea un motor turbodiésel Renault de 109 CV de potencia.

Este modelo no se vende en España por el momento. Y mejor así, la verdad. Es una de las versiones más ahorradoras de la Clase A de Mercedes. El problema es que su motor es un 1.5 dCi de 90 CV de origen Renault, acoplado a una caja de cambios manual de desarrollos extralargos. A pesar de consumir sólo 3,7 litros a los 100 km, el resultado de equipar dicho motor es un 0 a 100 km/h de 13,8 segundos. Para que os hagáis una idea: el urbano SEAT Mii, con su tricilíndrico atmosférico de 75 CV, es 0,6 segundos más rápido hasta los 100 km/h.

3) DS 3 PureTech 82 Design

Tendrás que pagar 1.045 euros si quieres que tu DS 3 tenga llantas de aleación y aire acondicionado.

Sí, todos los coches deben tener versiones de acceso. Pero cuando se trata de un coche que se está tratando de vender como premium - y no hay marca que lo esté intentando con más ahínco que DS - equipar tu benjamín con el tricilíndrico atmosférico de gasolina que monta un C-Elysee no me parece la mejor de las ideas. No he podido probar el PureTech 82 - lo reconozco - pero cualquier tricilíndrico está alejado en suavidad y tacto de lo que se espera de un premium. No olvides que su precio arranca en algo más de 16.000 euros.

4) Audi A1 1.4 TDI ultra Attraction

Quizá no tenga el motor más adecuado, pero es un coche de excelentes acabados e imagen.

Entiendo que la tecnología avanza rápido, y que las prestaciones antes extraídas de un 1.6 TDI de cuatro cilindros ahora se puedan extraer de un 1.4 TDI de 90 CV y tres cilindros. Estamos en las mismas. Llamadme snob: puedo entender un motor así en un SEAT Ibiza o incluso en un Volkswagen Polo. Si voy a pagar 19.180€ por un Audi A1, espero un tacto más agradable en la mecánica y no tener que pagar 530€ para que mi coche tenga llantas de aleación. Con todo, tiene unos consumos muy bajos (3,4 l/100 km) y unas prestaciones razonables.

5) Mercedes Citan 108 CDI Combi

Las Renault Kangoo y Mercedes Citan salen de la misma línea de producción.

¿Puede una furgoneta ser premium? La Mercedes Citan es una hermana melliza - casi gemela - de las Renault Kangoo. Comparten plataforma, mecánicas dCi de origen Renault, acabados y equipamiento básico. Se fabrican en la misma fábrica, en la misma línea de producción en Francia. Son coches prácticamente idénticos. Aunque la Mercedes es algo más grande, no creo que se pueda justificar un precio más de 4.000 euros superior, especialmente en lo que es una herramienta de trabajo.

Tras estas líneas, no quiero ser tachado de talibán o purista. Mi idea es poner de relieve que hay versiones de coches considerados premium, que están en plenas líneas enemigas, atrapadas en territorio generalista sin remisión. Viven de la imagen de marca de sus hermanos mayores, pero son unas perdedoras en relación calidad-precio. En estos casos, soy de la opinión de optar por un generalista bien equipado. Posiblemente con un motor superior, mejor equipado e igual de efectivo en la carretera.

En Diariomotor: Tu mujer no se quejará: estos son los diez deportivos con la mejor relación potencia/maletero

Vídeo destacado del Mercedes Clase A