carrocería -
puertas -
plazas -
maletero -
potencia -
consumo -
precio -
valoración
-

Desde que se lanzase en Japón hace una década, el Nissan Cube ha sido un éxito de crítica y ventas. Desde hace unos años las sucesivas generaciones se han empezado a vender por el globo, y la tercera generación se pone a la venta en España de manera inminente. El Nissan Cube es un monovolúmen compacto de cinco puertas de 3.98 metros de longitud, 1.69 metros de ancho y 1.67 metros de ancho. Sus medidas dan una idea de por qué se llama Cube, pero no es ni de lejos su característica más relevante.

Consigue el mejor precio para el seguro del Nissan Cube

Es su diseño asimétrico, algo hasta ahora insólito en un coche generalista de producción. Como podéis ver, la forma de las ventanas de la parte izquierda y de la parte derecha es diferente. La parte derecha está totalmente acristalada, con la excepción del pilar B, el cristal se extiende de hecho hasta el portón del maletero. La razón es que en los países en los que conducimos por la derecha esto facilita el aparcamiento, pues la mayor parte de las veces lo hacemos al lado derecho de la carretera.

En el lado izquierdo del coche el pilar C es bastante más ancho, pero tampoco creo que suponga muchos problemas de visibilidad. En cualquier caso, es un gran detalle por parte de Nissan, además de darle mucha originalidad y personalidad al coche es un elemento de diseño que juega en favor de que el coche sea más cómoda y agradable de maniobrar. En los países en los que se conduce por la derecha como habréis intuido, el diseño es simétrico al actual, por los mismos motivos. Muy inteligente.

Es un coche que me ha gustado mucho desde que supe de la existencia, pues lo más parecido que hay en el mercado español es el Kia Soul. El Nissan Cube tiene otros elementos de diseño curiosos, como un frontal con una calandra de plástico transparente y dos faors de pequeño tamaño. El parabrisas está en posición bastante vertical, pues la máxima del Cube es un gran aprovechamiento en espacio interior y no una aerodinámica de campeonato (Cx de 0.35). En la zaga las ópticas se encuentran bajas, una banda con el emblema del coche las une.

Como hace nada comentaba, el Nissan Cube tiene un espacio interior que ya quisiera un BMW X6. El espacio interior es muy diáfano, algo conseguido en parte con un salpicadero muy adelantado. Su diseño es simple y sobrio, pero con toques originales como la agrupación circular de los controles de la climatización o el cuadro de instrumentos, asimétrico en su iluminación y muy fácil de leer. Agrupa indicadores de combustible, temperatura del agua, velocímetro, cuentavueltas y ordenador de a bordo.


Continuar leyendo