+
Elige tu coche favorito:
Ver
x

Jeep Compass

Desde 22.200 euros

Jeep Compass
Galería Jeep Compass 2011, a prueba

  • jeep-compass-4x2-limited-prueba-dm-76
  • jeep-compass-4x2-limited-prueba-dm-78
  • jeep-compass-4x2-limited-prueba-dm-77
  • jeep-compass-4x2-limited-prueba-dm-75
  • jeep-compass-4x2-limited-prueba-dm-74
  • jeep-compass-4x2-limited-prueba-dm-73
  • jeep-compass-4x2-limited-prueba-dm-72
  • jeep-compass-4x2-limited-prueba-dm-71

La prueba de esta semana es una novedad en Diariomotor, ya que por primer vez probamos un Jeep. Concretamente hablamos del Jeep Compass, al que muchos consideran una oveja negra en la familia, junto a su hermano el Jeep Patriot, que no se vende en España. ¿Por qué? Pues porque el Jeep Compass no es un todoterreno, es un SUV basado en la plataforma del Dodge Caliber. Pero aunque no sea un todoterreno de verdad, es más pequeño, más ligero y más barato, atacando con fuerza un segmento de mercado muy rentable.

El proyecto del Jeep Compass nació en el año 2006, cuando se puso a la venta la primera generación del SUV estadounidense. La actual generación podría considerarse un lavado de cara profundo, pero es cierto que cambia la procedencia de los propulsores, el diseño interior y buena parte del aspecto exterior. Desde el principio fue bastante criticada la calidad interior del Jeep Compass y un diseño exterior algo complicado de ver. Con la toma de mando por parte de Fiat, el Chrysler Group ha subsanado bastantes errores.

Su motor 2.2 CRD turbodiésel de 136 CV es de origen Mercedes-Benz.
La versión que hemos probado equipa un motor turbodiésel 2.2 CRD de 136 CV, el acceso de gama por potencia. Este conocido bloque de origen Mercedes-Benz reemplaza al 2.0 CRD de 140 CV y origen Volkswagen. La unidad de pruebas – de matriculación muy reciente – ya tenía casi 4.000 km a la hora de recogerla en Alcalá de Henares. Es una versión de tracción delantera – equipada con una caja de cambios manual de seis relaciones – y dotada con un acabado Limited Plus, tope de gama en el mercado español.

Entendemos que no es un producto 4×4 como sí lo puede ser un Wrangler o un Grand Cherokee, lo que quizá le pone las cosas aún más difíciles. Se tendrá que batir el cobre con pesos pesados como el Nissan Qashqai o Kia Sportage, en un mercado SUV muy agresivo y realmente profuso en excelentes competidores. Quédate con nosotros para saber si este mejorado SUV estadounidense es capaz de hacer frente a sus rivales europeos y asiáticos en nuestra habitual batería de pruebas a fondo.


Continuar leyendo