carrocería -
puertas -
plazas -
maletero -
potencia -
consumo -
precio -
valoración
-

En mitad de ciclo de vida del Toyota Urban Cruiser la marca japonesa somete al SUV urbanita de una sencilla revisión, muy ligerita, que no se podría clasificar ni siquiera como lavado de cara. Un poquito de aquí y un poquito de allí para hacerlo un poco más atractivo.

Consigue el mejor precio para el seguro del Toyota Urban Cruiser

La cara y el cuerpo del Urban Cruiser se quedan tal cual estaba y si hay que hablar de alguna novedad en su apariencia exterior hay que quedarse con dos nuevos colores para su carrocería, el blanco perlado y el plata metalizado que pueden escogerse con los dos acabados disponibles. Los otros colores existentes son el negro, el amatista, el rojo, el gris y el granate.

Dentro Toyota pone a disposición un nuevo acabado en color titanio que se extiende por la consola central, el cuadro de instrumentos y los reposabrazos laterales en las puertas. Opcionalmente en el Pack Style se ofrece una nueva tapicería que combina el color gris oscuro y el negro.

El Urban Cruiser sólo está disponible con dos motores, el gasolina 1.33 VVT-i de 101 CV y el diésel 1.4 D4-D de 90 CV. No hay opción a un cambio automático con ninguna de las dos mecánicas y ambas transmiten su fuerza a las ruedas delanteras salvo en el caso del diésel, en opción, que puede llevar tracción a las cuatro ruedas. A partir del 2011 estos dos motores cumplen la normativa Euro5.

Desde el acabado más básico, llamado Live, el Urban Cruiser cuenta con seis airbags, reposacabezas delanteros activos, control de estabilidad VSC, ordenador a bordo, radio CD MP3, cierre centralizado, alerón de techo, etc. No lleva de serie ni aire acondicionado ni llantas de aleación de 16” que sí son de serie en el acabado Active junto a la entrada auxiliar de sonido, a la entrada iluminada o a los retrovisores eléctricos calefactables.


Continuar leyendo