Volkswagen Touareg 2018: primera prueba del nuevo SUV insignia de Volkswagen (+vídeo)

 |  @sergioalvarez88  | 

Acabamos de regresar de Austria, donde Volkswagen nos ha convocado a conocer su nuevo buque insignia. En la nueva Volkswagen, el SUV es el rey, y el rey de reyes es el Volkswagen Touareg. Es ya su tercera generación, y pronto se superarán el millón de unidades vendidas del modelo a nivel mundial. El Volkswagen Touareg se ha renovado al completo y es hoy por hoy el producto más tecnológico del grupo alemán. Un producto orientado al mercado europeo y asiático, con especial énfasis en China. Hemos conducido una versión 3.0 TDI de 286 CV y vamos a contaros nuestras primeras impresiones. ¿Logrará convencernos? ¿Cómo ha cambiado?

Más grande, más tecnológico, más premium

Me bajo del avión en Salzburgo, en cuyo aeropuerto Volkswagen ha convertido un hangar en un enorme garaje. En su interior nos espera una flota de Volkswagen Touareg, todos ellos equipados con el mismo motor diésel y diferentes acabados. Nuestro primer contacto visual nos deja claro algo: es un coche muy grande. Ha crecido en 77 mm con respecto a su predecesor y ahora mide 4,88 metros de largo. Quizá impresiona más saber que mide la friolera de 1,98 metros de ancho. Su batalla y su altura se mantienen con respecto a su predecesor, variando en apenas milímetros. Su calandra es de tamaño industrial, está completamente cromada y ocupa con orgullo todo el frontal del SUV.

En Estados Unidos el SUV más grande de la marca es el Volkswagen Atlas, de orientación más low-cost.

Un fino pero marcado nervio lateral recorre todo el perfil del coche, que podemos adornar con llantas de entre 18 y 21 pulgadas. El tamaño de sus pasos de rueda hace que el tamaño óptimo de llanta a nivel estético no pueda ser inferior a las 19 pulgadas. En la parte trasera está uno de los detalles que más me gustan del coche: dos salidas de escape reales – nada de tapas de plástico – y unos pilotos LED de aspecto futurista. Las versiones Pure de acceso son más discretas que las versiones Premium, pero si lo que buscas es un Touareg llamativo, cómprate una versión R-Line. Su paragolpes delantero es agresivo, y tienen un precioso acabado interior deportivo. Ya llegaremos a ese punto.

También habéis de saber que el nuevo Volkswagen Touareg está construido sobre la plataforma modular MLB del Grupo Volkswagen. La MLB es lo que la MQB es a los vehículos del Grupo Volkswagen con motor longitudinal. Es una estructura que comparte con el Audi Q7, Porsche Cayenne, Bentley Bentayga y Lamborghini Urus. Gracias a esta nueva plataforma y al uso intensivo de aceros de alta resistencia y aluminio, el SUV alemán consigue pesar 106 kilos menos que su predecesor. Con 1.940 kilos en vacío para la versión más ligera no podemos afirmar que sea ligero, pero todo ahorro de peso es recibido con los brazos abiertos.

El 48% de su carrocería es de aluminio, al igual que una parte importante del tren de rodaje.

Antes de ponerme al volante, me subo al puesto de conducción, situado a esa confortable altura, ideal para dominar el tráfico. Es en el interior donde el Volkswagen Touareg deslumbra de verdad. Todo el protagonismo es del espectacular Innovision Cockpit, la unión de una instrumentación Digital Cockpit de 12,3” con una gigantesca pantalla de 15 pulgadas y resolución full HD para el sistema de infotainment. Solo un Tesla Model X tiene una pantalla más grande. Ocupa toda la consola central, y desde ella también manejamos las funciones de climatización. Podría escribir 1.000 palabras más sobre su funcionamiento, pero prefiero daros unas primeras impresiones, y dejar el resto para una futura prueba a fondo.

Es una pantalla completamente configurable, que imita en cierto modo a la pantalla de inicio de un smartphone. La pantalla principal tiene widgets, que podemos reordenar y configurar para que nos muestren la información que queremos: datos del viaje, información de servicio del coche, indicadores off-road, nivel de aceite… La pantalla es controlable con gestos, como si fuéramos auténticos maestros jedi. El control gestual no es perfecto, pero por norma general funciona de forma satisfactoria.Tiene tal cantidad de información y posibilidades que su uso tiene una cierta curva de aprendizaje. De buenas a primeras, puede resultar incluso apabullante.

El navegador nos muestra una vista en 3D con imágenes de satélite de nuestro entorno. También existe un Head-Up Display opcional.

La edad media del cliente de Touareg en España es de 55 años. ¿Se acostumbrarán a manejarlo? El Innovision Cockpit es de serie en las versiones R-Line tope de gama, y es opcional en las versiones intermedias premium. El extra cuesta la friolera de 4.230 euros. En este artículo te hablamos sobre la instrumentación analógica y el equipo de infotainment de los Volkswagen Touareg de acceso, que en este evento de prensa no estaban presentes. La gran mayor parte de fotos de este artículo corresponden a versiones Premium y R-Line. Dentro de las Premium, existen dos acabados interiores, suficientemente diferenciados, llamados Elegance y Atmosphere.

En el Atmosphere se persigue una imagen más tradicional, con acabados en madera y tonos cálidos. El acabado Elegance es más moderno y futurista, con acabados metálicos y plásticos de color blanco. En cualquier caso, el interior del Volkswagen Touareg está construido con materiales de muy alta calidad y ajustes de primer nivel. Solo echo de menos plásticos de tacto blando en algunas zonas de la consola central y un volante diferente al de un Volkswagen Golf. Es lo mínimo si estamos pagando más de 80.000 euros por un R-Line. El Audi Q7 está ligeramente mejor acabado – por posicionamiento y precio es un rival directo del Touareg.

Los asientos delanteros son ergonómicos y están certificados por AGR, una asociación alemana para el cuidado de la espalda.

Sus plazas traseras son muy anchas y en ellas viajaremos como si fuéramos en primera clase de un avión. Su maletero crece en 113 litros, llegando a cubicar la friolera de 810 litros con las dos filas de asientos colocadas. Ni el SsangYong XLV tiene un maletero tan grande. La bola de remolque es retráctil y si queremos cargar objetos de grandes dimensiones, podemos “agachar” la suspensión neumática trasera en 40 mm, desde la propia boca de carga. Para más detalles, te aconsejo que eches un ojo a la prueba en vídeo que hemos publicado del Volkswagen Touareg en nuestro canal de YouTube. En ocasiones un vídeo vale más que 2.000 palabras.

¿Cómo va el Volkswagen Touareg?

Todos los Volkswagen Touareg comparten un sistema de tracción total 4Motion, permanente. Este sistema está asociado a un cambio automático de ocho relaciones, un cambio de convertidor de par. Al contrario que su anterior generación, no tendrá la posibilidad de equipar una reductora, ni siquiera como opción. El Volkswagen Touareg nació como un todoterreno lujoso, pero no se ha convertido del todo en un SUV de asfalto. En esta presentación solo hemos podido probar el motor 3.0 TDI V6 de 286 CV, un propulsor diésel situado en el punto medio de la gama. El Touareg también se va a comercializar con un 3.0 TDI de acceso, con 231 CV de potencia.

El sistema eléctrico del Volkswagen Touareg es de 48 voltios. Abre la puerta a la hibridación y le permite disfrutar de por ejemplo, unas barras estabilizadoras activas.

Existirá una versión tope de gama diésel, un 4.0 V8 TDI biturbo de 421 CV, el mismo motor del Bentley Bentayga Diésel. En gasolina la gama estará compuesta por un 3.0 V6 TSI de 340 CV y un híbrido enchufable. Llegará a Europa con una potencia aún desconocida, y podría emplear como motor térmico un propulsor de cuatro o seis cilindros. Hasta su llegada, los TDI de seis cilindros serán los que dominen el mercado. Volviendo al 3.0 TDI de 286 CV que tenemos entre manos (y pies), desarrolla 600 Nm de par motor y homologa un consumo medio NEDC de 6,9 l/100 km. Sobre el papel, tiene una velocidad punta de 238 km/h y acelera hasta los 100 km/h en 6,1 segundos.

Su funcionamiento es impecable. Es muy poco rumoroso, tiene un sonido bonito bajo aceleración y cuando el turbo sopla a pleno pulmón, una patada envidiable. No parece que tenga que arrastrar dos toneladas de peso. Solo quienes quieran ser los más rápidos en la Autobahn deberían optar por un V8 TDI, porque este V6 TDI es más que suficiente para cualquier uso de este coche – incluso tirar de un remolque de hasta 3.500 kg. Los consumos de nuestra prueba no son concluyentes, pero en un uso mixto con puertos de montaña y un pequeño tramo de autopista la media no superó los 9 l/100 km. En un uso tranquilo hemos rondado los 6 l/100 km. El medidor de autonomía ha llegado a superar los 1.100 km en algunos momentos.

Parece increíble que un coche tan pesado y ancho pueda sentirse tan ágil en una carretera de montaña revirada. Ahora bien, las leyes de la física no las puede romper.

El Volkswagen Touareg va bien. No como España, como decía cierto político. Va muy bien si tenemos en cuenta su tamaño y su peso. Lo consigue con varios “trucos” muy inteligentes y gracias a varios extras, que nuestra unidad de pruebas equipaba. Uno de los extras que marca la diferencia es una suspensión neumática de dureza y altura regulable – con hasta 110 mm de regulación. En el modo Confort consigue esa sensación de alfombra flotante, filtrando grácilmente todos los baches e imperfecciones del asfalto – el excelente estado de la red viaria austriaca ayuda, tendremos que comprobar su funcionamiento en nuestras destrozadas vías.

Otro sistema clave son sus cuatro ruedas directrices, de nuevo, un opcionales y asociadas obligatoriamente a la suspensión neumática. Hasta los 37 km/h, las ruedas traseras giran hasta 5 grados en sentido contrario a las delanteras. A velocidades superiores, giran solidarias a ellas. Las barras estabilizadoras del Volkswagen Touareg pueden ser electromecánicas. Un fuerte motor eléctrico alimentado por la batería de 48 voltios gira o desacopla sus dos mitades, eje a eje. El resultado es que se elimina o se reduce enormemente el balanceo en curva. El resultado de toda esta diatriba tecnológica es un paso por curva increíblemente ágil, impropio de un coche así.

Nota: en la esquina, la batería de 48 voltios del coche.

Su radio de giro equipando un sistema de cuatro ruedas directrices es de sólo 11,2 metros, comparable al de un Volkswagen Golf de 4,25 metros.

En el modo Sport, el coche vira plano, sufriendo sus neumáticos el duro envite de las leyes de la física. El coche apenas balancea y su suspensión se sitúa en una posición 15 mm más baja de la posición estándar. Lo que nos gustaría comprobar es cómo va un Volkswagen Touareg con amortiguadores convencionales, sin cuatro ruedas directrices y sin barras estabilizadoras activas: ¿cambiará mucho su comportamiento dinámico? Nos hemos marchado de Austria sin poder poner a prueba sus habilidades todoterreno. Los modos off-road optimizan la tracción del coche fuera del asfalto, con programas para nieve, arena o barro.

En su posición más alta, la suspensión neumática ofrece hasta 70 mm extra de altura libre al suelo y mejora las cotas todoterreno del coche. Los ángulos de salida y entrada llegan a los 31 grados, y el ángulo ventral crece hasta los 25 grados. El Touareg aún ofrece esperanza a los amantes del off-road: con el paquete “off-road experto”, sus modos todoterreno pasan a ser customizables, la capacidad del tanque de combustible aumenta hasta los 90 litros y se protegen de forma adicional los bajos, la batería de 12 voltios y el depósito de combustible. Aunque no pueda tener reductora, sube pendientes del 60% y tiene hasta 570 mm de profundidad de vadeo.

Cada óptica tiene 128 LEDs controlados individualmente. El sistema de faros matriciales es uno de los más avanzados del mercado.

No podemos terminar este análisis sin hablaros de la enorme cantidad de asistentes a la conducción que tiene el Volkswagen Touareg. Una de sus grandes novedades es un control de crucero adaptativo con lectura de señales de tráfico, que ajustará su velocidad de forma automática. También puede equipar una interesante alerta de tráfico cruzado delantera, que detendrá el coche si detecta la presencia de vehículos en un cruce de mala visibilidad. Pero la joya de la corona es mi opinión el sistema IQ.Light de faros LED matriciales, asociado a un sistema de visión nocturna mediante una cámara de infrarrojos.

El sistema nos muestra con claridad todo lo que ocurre en la oscuridad, reemplazando toda la instrumentación digital por una vista infrarroja de la carretera y entorno. Es capaz de detectar otros vehículos, así como peatones, ciclistas y animales. Además de recuadrarlos en la instrumentación digital, los faros los señalarán mediante unos destellos. Un impresionante sistema de seguridad, unido a los diferentes modos de funcionamiento de los faros LED, que convierten la conducción nocturna en un juego de niños. El sistema de aparcamiento automático o el asistente de remolque ya no parecen tan impresionantes a su lado.

El asistente de luces de carretera funciona mediante una cámara, pero además, detecta nuestra posición por GPS y tiene en cuenta la orografía a la hora de activar o desactivar las largas.

¿Cuánto cuesta el Volkswagen Touareg?

No es barato. La versión de acceso es un acabado Pure con motor 3.0 TDI de 231 CV. Costará 65.000 euros exactos y no tendrá instrumentación digital o un tren de rodaje tan avanzado. Sus llantas serán de 18 pulgadas y su tapicería, de tela. Sus faros son LED básicos, pero tendrá control de crucero adaptativo, párking automático o un sistema de infotainment con pantalla táctil de 9,2 pulgadas. Por 4.200 euros adicionales – a igualdad de motor – podremos acceder al acabado Premium. En él disfrutamos de unas llantas específicas, tapicería de cuero, acabado Elegance o Atmosphere, cámara de visión trasera y los paquetes “Luz y Visión” y “Easy Open”.

Un Volkswagen Touareg tope de gama con un equipamiento amplio se acerca a los 110.000 euros. A esto se referían con “buque insignia” de la marca, a falta de un Phaeton.

Por 6.250 euros adicionales nos llevaremos un acabado R-Line, que se dispara ya por encima de los 81.000 euros para una versión TDI de 286 CV como la probada. La diferencia en los R-Line es un kit estético deportivo tanto exterior como interior, la dotación de serie del Innovision Cockpit, así como un techo solar panorámico, un Head-Up Display y llantas específicas de hasta 21 pulgadas (de 20 pulgadas de serie). Sus precios son acordes a su nivel tecnológico, y exigen desembolsar dinero en extras si queremos optar por el tren de rodaje más avanzado. Esto lo coloca a un nivel de precios comparable al de todo un Audi Q7.

De hecho, el Audi Q7 de acceso tiene un precio de 64.600 euros con un motor 3.0 TDI ultra de 218 CV y un equipamiento más que correcto. Entre sus rivales fuera del Grupo Volkswagen tenemos a los Mercedes GLE – ya veteranos en el mercado – y los Lexus RX, estos últimos solo disponibles con motorización híbrida. ¿Quieres saber más sobre el nuevo Volkswagen Touareg? Hemos publicado recientemente una prueba en vídeo en nuestro canal de YouTube, que puedes ver a continuación, tras la galería de fotos tomada por un servidor en su presentación internacional.

Volkswagen da un paso de gigante en equipamiento, tecnología, dinámica y empaque.

Vídeo destacado del Volkswagen Touareg

Lee a continuación: Sin instrumentación digital y sin pantalla de 15″: así es el Volkswagen Touareg sin Innovision Cockpit

Toda la información que necesitas sobre el modelo Volkswagen Touareg: análisis general del modelo, ficha técnica, precios, fotos y todas las noticias relacionadas.