carrocería -
puertas -
plazas -
maletero -
potencia -
consumo -
precio -
valoración
-

Kia Rio Sedan

A finales de marzo conocimos los primeros datos del Kia Rio de cinco puertas, que ha supuesto para todos una agradable sorpresas ya que su estética y su calidad general dan un importantísimo salto frente a la generación anterior. La firma coreana ha tardado poco en desvelar la variante de cinco puertas, que ha sido presentada en dos lugares diferentes y con dos nombres distintos.

Consigue el mejor precio para el seguro del Kia Rio Sedán

El lunes hizo aparición en el Salón de Shanghai bautizado como Kia K2 y ayer fue mostrado en el Salón de Nueva York con el nombre genérico de Kia Rio Sedan. En ambos casos hablamos exactamente del mismo coche; mientras que el K2 tiene una imagen más global que posiblemente sea la que llegue al mercado europeo (si es que llega), el Rio Sedan cuenta con las características especificaciones estadounidenses, como los odiosos catadióptricos anaranjados. También se nota el enfoque yankee en el interior, ya que los asientos están tapizados en cuero. Lo de los estadounidenses por el cuero es auténtica pasión.

Pasemos a describir el modelo, ya que las características son las mismas en ambos casos y sirven de orientación para la hipotética versión europea. El frontal es obviamente el mismo que en la variante de cinco puertas compacta, y todo permanece idéntico hasta que llegamos a la zaga, donde se ha integrado un tercer volumen de una forma bastante acertada. No llega a ser tan “natural” como el Kia Optima, pero al menos este añadido no queda tan postizo como en otros sedanes derivados de modelos compactos.

El maletero separado permite ganar una gran cantidad de volumen de carga disponible, quedando un maletero de 500 litros, lo cual no está nada mal para un coche que mide 4,37 metros (frente a los 4 metros largos del Rio compacto). Por contra, el habitáculo permanece exactamente igual, sin que se gane ningún espacio extra que permita mejorar la comodidad en el interior. La disposición de la consola central o el tablero de instrumentación no reciben tampoco modificaciones.


Continuar leyendo